¡Pobres vidas!

Si el trabajo dignifica al hombre, por qué se aburren tanto, preguntó al aire Joan Manuel Serrat en un concierto de 1983. Escuchándolo recordé uno de los primeros correos electrónicos que leí a mi regreso de las últimas vacaciones. El correo decía, palabras más palabras menos, lo que sigue: “Estimadas y estimados, espero que hayan pasado excelentes vacaciones. Bienvenidos a la realidad”.

Quién lo escribió no importa, en realidad es intrascendente. Y si me lo preguntan, creo que ya no lo recuerdo, pero me temo que otras muchas personas habrán redactado algo semejante a sus múltiples amigos, colegas, empleados, súbditos o superiores.

“Bienvenidos a la realidad”. Y la realidad, supongo, es el trabajo, el trajín cotidiano, las tareas y obligaciones de todos los días. Apenas leído sentí pena por la autora del mensaje. Pensé: qué desgraciada forma de vivir la vida, si dichas palabras pueden aplicarse. Es cierto, la vida tiene demasiados problemas, y hasta Mariana Belén, con sus cuatro añitos y medio, ya lo advierte.

Podríamos decir, por ejemplo, que el mundo va terminar aplastado, entre otras desgracias, por la basura que tiramos a la calle, o achicharrado por el cambio climático. Pero es el mundo que nos hemos merecido, no hay otro, y a pesar de todos los problemas, no deja de ser maravillosa la experiencia de estar vivos y disfrutar, por ejemplo, un par de hijos, un buen libro, una canción, una copa de vino, una noche fresca o tirarse entre nubes de ocio.

Aunque cada uno vive la vida como quiere, y es muy respetable, tengo la certeza de que “vivir” sólo durante las seis o las ocho semanas de vacaciones, o los días de quincena, es una forma tristísima de habitar el planeta, o es lo mismo que habitarlo en estado vegetativo. Pienso con un poquito de pesar –ya lo dije, ya lo dijo Serrat: cada uno es como es- en esas personas desgraciadas que cada lunes lamentan regresar a la realidad, como lo harán el martes, el miércoles, el jueves, y de nuevo el lunes, el martes… como Sísifo y su maldición, la de subir la piedra por la cuesta sin la esperanza de que un día se quede arriba.

Fuente: Periódico El Comentario

Deja tu comentario