El presupuesto educativo para 2011

En la discusión del presupuesto para educación en 2010, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con su rector a la cabeza, se unió a las negociaciones de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) con el Congreso de la Unión y el gobierno federal.

ANUIES, como ha sido usual en los años recientes, es responsable de buena parte de la negociación del financiamiento para las universidades públicas estatales. Por su parte, antes de 2010, la UNAM había acordado su presupuesto sin mediaciones ni otros participantes; así, la decisión de unirse al organismo que agrupa a las instituciones educativas públicas y privadas fue relevante. El impacto político y mediático no habrán sido menores, aunque sea difícil cuantificar los efectos. Al final, el presupuesto para la educación superior conseguido superó el proyecto del ejecutivo federal.

La fortaleza de la ANUIES con la UNAM es mayor y no desdeñable, por eso cabía esperar movimientos políticos, como ya sucede en la víspera del debate por el nuevo proyecto de egresos. En la discusión para 2011 el gobierno federal quiso mover sus piezas y recomponer el escenario. En principio, la UNAM tiene una partida presupuestal que no la obliga a presionar por más recursos a su favor. La jugada parecía perfecta, para sacarla de las negociaciones que encausa ANUIES. Pero su rector tomó otra determinación que no esperaban las autoridades federales.

Ahora, ha dicho José Narro, tenemos que participar en la negociación del presupuesto para que el mismo trato que recibe la UNAM sea tributado al conjunto de las universidades públicas. Una lección estratégica que deja descolocado al gobierno federal.

Si antes el papel de la máxima casa de estudios nacional era crucial, hoy lo es mucho más, porque el rector tiene mayor autoridad y sus argumentos rebosan solidaridad. Si antes su presencia era poderosa e incómoda, hoy lo es más, afortunadamente. Sin embargo, las piezas esperan el siguiente movimiento y faltan varios capítulos.

Fuente: Periódico El Comentario

Deja tu comentario