ELOGIO DEL LIDERAZGO

how-to-draw-hitler-adolf-hitler_1_000000015087_5Los discursos empresariales edulcorados, junto a los no menos pobres libros y acólitos de la superación personal, desgastaron una cauda de palabras que luego de aquel tsunami quedaron vaciadas de su sentido, asumieron otros y se expandieron sin cesar. Humanismo, calidad, liderazgo son, entre otros, algunos buenos ejemplos de aquellas maltratadas palabras.

Sólo una ventaja aprecio de tal mutación: la obligada vigilancia, por ejemplo, para discernir entre el ser libre y autónomo que proponen esos libros o el que puede rastrearse en muchos filósofos y pedagogos. En mi campo profesional, esa vigilancia nos lleva a permanecer alertas y diferenciar sin tibiezas entre los promotores de las certificaciones proempresariales y el vigoroso concepto que sostiene como buena educación don Pablo Latapí, por citar un nombre familiar.

Me detengo en la tercera palabra que elegí al inicio: liderazgo. Para la Real Academia Española el primero de los sentidos de la palabra líder es: Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora. La definición es bondadosa. Casi todos caben si el tamiz es amplio, pero si se afina o se distinguen tipos, entonces el liderazgo ya no se obtiene con el cargo público sino con la capacidad de entusiasmar, la clarividencia, la conducción, la vitalidad, la capacidad de comunicarse. Por supuesto, hay distintos tipos de liderazgo y de líderes, antagónicos incluso, como Mandela y Hitler.

Las perversiones a que dan lugar estas mutaciones y usos son infinitas. Liderazgo es una palabra que se intersecta con ciudadanía y gobierno, con súbditos y monarcas, con mandantes y mandados. Gracias a esos deslizamientos conceptuales, en la práctica, quien asume un cargo o puesto se puede convertir, ipso facto, en el líder, el guía, el iluminado, o en il duce o führer.

La todopoderosa jerarquía que les conceden los súbditos sería inofensiva e intrascendente, de no ser por los efectos prácticos que representa en la vida de las instituciones u organizaciones. Pongo un caso que escuché recientemente. En cierta presidencia municipal cerca del mar colimense nadie quiere atender una queja: espere y vaya a los miércoles ciudadanos y allí plantéeselo al presidente, es decir, al líder, el todopoderoso capaz de resolver su problema.

La clarividencia y omnisapiencia que se le atribuye a esos líderes de vigencia programada los eleva al olimpo y a los ciudadanos nos coloca en la indefensión.

Estas mutaciones o perversiones de las palabras me recuerdan a Javier Krahe, genio musical español, preguntándose por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE): ¿es socialista, es obrero, o es español solamente? O un diálogo de Stieg Larsson en su libro “Los hombres que no amaban a las mujeres”: “¿No resulta fascinante que los nazis siempre consigan introducir la palabra ‘libertad’ en su propaganda?”

Algo parecido pienso cuando escucho a los súbditos hablar de su líder, mientras el neo iluminado los alumbra con sus sabios conceptos de manual sobre la calidad o el liderazgo… o el tema que le pongan.

Comentarios

  1. arthur edwards dice:

    Muy provocante! Puede una estructura ser el líder en tu opinión? Es que soy de la idea de que las estructuras son tan fuertes que el/la que ostenta liderazgo en realidad se convierte muchas veces en el ejecutor del conjunto de estructuras que sostienen a la sociedad; estructuras tan poderosas que convierte el “líder” en un peón destacado al que siguen los demás peones de menor estatura o influencia social.

    • Es una pregunta complicada Arthur. Un tema complejo. Pero no, no creo que el poder resida en las cosas, en los objetos. Reside en personas, marcos normativos, en rutinas o prácticas que son alentadas, permitidas, reforzadas por personas. Claro, las estructuras luego son tan fuertes que parecen tener vida propia, pero no, son hijas de los seres humanos. Eso creo.

      Un abrazo!

  2. 2B Celso Alejandro Maldonado Mendoza dice:

    -When you say “¿No resulta fascinante que los nazis siempre consigan introducir la palabra ‘libertad’ en su propaganda?” I thought quickly in the U.S. “promoting democracy around the world”.

    -that is the same thing,the same lie..

    -the word “leader” is contrary to the word “boss”, the boss just orders..
    -the leader empowers employees to make the best effort and will head and does most of the work.

Deja tu comentario