La deducibilidad de las colegiaturas

Como es sabido, el presidente Felipe Calderón anunció la semana anterior una medida fiscal que hará posible la deducibilidad de las colegiaturas de preescolar a bachillerato. De inmediato la decisión atrajo la atención de expertos y organizaciones que analizaron sus implicaciones, la ponderaron o descalificaron.

Según el cuarto informe presidencial, en el ciclo escolar 2009-2010, de una matrícula de 25 millones y medio de estudiantes en educación básica, el 9.17 por ciento acuden a escuelas particulares. En la educación media superior, de cuatro millones de alumnos el 17.72 por ciento son de escuelas de paga. Sólo para completar el recorrido: es la enseñanza superior donde, proporcionalmente, se ubica el mayor peso de la matrícula privada, con el 32.25 por ciento, y dentro de dicho tipo educativo, en posgrado 48 de cada cien estudiantes asisten a instituciones particulares.

Se estima que la medida anunciada por el presidente beneficiaría potencialmente a un millón y medio de hogares que pagan colegiaturas, poco más del 10 por ciento de la matrícula en los niveles educativos contemplados. Mucho o poco, depende del enfoque.

Entre los cuestionamientos al decreto se denuncia su talante privatizador, lo que se objeta desde otras posturas. Lo cierto es que los gobiernos y modelos que han apostado a la privatización y a la supresión de la inversión en educación pública la tienen entre sus recomendaciones.

Joseph Stiglitz, premio Nobel de economía, ha dicho que el siguiente paso a las deducciones fiscales es la entrega de vales para que los padres paguen en la escuela que desean para sus hijos, una de las ilusiones del paradisíaco sueño neoliberal de convertir al sistema escolar en un gran mercado. Medida que, se recordará, insinuara Vicente Fox, y de larga data en Estados Unidos, cuyos resultados ni Milton Friedman reconoció como afortunados.

Del debate otra vertiente resalta: según las cuentas oficiales el monto que costaría la medida es de 13 mil millones de pesos (también se dice que entre 11 y 13 mil millones). El gobierno federal asegura que tal cantidad no generaría dificultades. Entonces, el rector de la UNAM preguntó con ironía, palabras más palabras menos: ¿verdad que si se quiere hay recursos para apoyar la educación?

Trece mil millones de pesos, dice Narro Robles, representan la mitad de los recursos necesarios para acabar con el analfabetismo en el país, e invita a preguntarnos: ¿no habría válido la pena dicha inversión ya, para hacer que todos los mexicanos mayores de edad aprendieran a leer y escribir?

Frente a la decisión son muchos los cuestionamientos de distinta índole (política, cultural, ética, pedagógica) que hoy resurgen. Quienes decidieron la medida no los responderán, dice Manuel Gil Antón, pero nosotros tenemos la obligación de ponerlos sobre la mesa, en los periódicos y en los espacios de la reflexión social. twitter@soyyanez

Fuente: Periódico El Comentario

Comentarios

  1. Arthur Edwards dice:

    En estos dias Felipe Calderon estuvo en el Tec de Monterrey inaugurando y avalando su calidad. Este hombre, en mi opinión no tiene vergüenza. El es la cabeza de educación pública en México. No lo veo avalando su propio trabajo como jefe de estado! El presidente, en mi opinion, no tiene porque pararse en una institución particular del cual no depende de él y su gobierno. Que se ponga a trabajar para avalar el trabajo que le corresponde en vez de instituciones elitistas. Si me encab*****!

Deja tu comentario