La tercera misión de la universidad

El nuevo escenario de la educación superior está inextricablemente ligado a los vectores que marcan el cambio en la sociedad. Hoy no se puede entender a las instituciones educativas sólo desde lo que ocurre en su interior, pues los fenómenos globales del mundo las condicionan de distintas maneras. La globalización de la economía; el discurso de la sociedad del conocimiento –que amerita muchas preguntas- y la agudización de flagelos sociales como la pobreza, la marginación, la injusticia o la violencia, entre otras, son referencias que marcan o marcarán el destino de la educación y de las universidades.

Uno de los imperativos generalmente aceptado es que las universidades son una variable estratégica para el desarrollo, por el valor que se le concede al conocimiento, en especial por sus aportes a la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, pero también por su responsabilidad social.

¿Qué significa esa responsabilidad? ¿Es que las universidades no son responsables? Dicha exigencia no se puede explicar en una sola vertiente, se relaciona con el financiamiento y con la academia, con los resultados de su investigación y docencia, con la relación frente a la sociedad y sus problemas. La tercera misión de la universidad, en buena medida, la sintetiza. Y el “Libro blanco de la universidad digital 2030”, publicado en 2008 en España, ofrece una definición que no tiene desperdicio: “generación, uso, aplicación y explotación del conocimiento y de otras capacidades de la universidad fuera de los entornos académicos… de modo menos formal, la extensión de sus dos misiones tradicionales –la docencia y la investigación- a nuevos grupos o colectivos especialmente extra-universitarios.”

Del mismo documento rescato dos ideas que darán sentido y cuerpo a la misión de la extensión. La primera es que las universidades, para contribuir al desarrollo económico y social, deben ser globalmente competitivas y localmente comprometidas. La segunda es que las nuevas instituciones educativas deben establecer múltiples alianzas fuera del recinto universitario, con todos los agentes que la enriquezcan o con los cuales tenga obligaciones, de manera destacada con los ex alumnos y con los egresados, a los cuales las universidades deben acompañar en sus procesos de actualización.

La construcción de una universidad socialmente responsable no se circunscribe a lo dicho arriba, pero sin ello es impensable e inviable. Allí está, pues, un enorme desafío por encarar ya.

Fuente: Periódico El Comentario

Deja tu comentario