LA UNIVERSIDAD DE SARAMAGO

SaramagoEl Foro Complutense, autodefinido como un espacio dialéctico de pensamiento y debate a través de conferencias, seminarios y otras actividades de interés cultural, científico y social, albergó el 17 de octubre de 2005, en el Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid, a José Saramago, portugués universal, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998.

Aquella memorable sesión fue publicada cinco años más tarde por la misma institución, con el título “Democracia y universidad”. De su contenido escribiré enseguida. Sobran razones para justificarlo, pero obviaré: los conceptos vertidos por el escritor merecen ser revisados con detenimiento, especialmente en un contexto como el nuestro, plagado de complicaciones derivadas de la ausencia de una cultura democrática sólida, no circunscrita a la jornada electoral.

Polémico como nos acostumbró, y no podía ser diferente en un recinto universitario, inició planteando que la educación es tarea improbable en las escuelas, que la educación no es responsabilidad de los profesores, porque no saben y no les corresponde. Que las escuelas y los profesores deben instruir muy bien, que para eso nacieron. Pregunta: ¿a quién, entonces, le toca la educación? Responde: a las familias y a la propia sociedad. Pero si unas y la otra no aciertan tampoco, la tarea se vuelve compleja. Así lo explica: “Este es el problema, familia y sociedad en crisis, desmembrada una, perpleja otra; por tanto, en esta situación, la única salida que se ve en el horizonte es la escuela: el último refugio, la última esperanza”. Su convicción desafía lógicas: “Sin embargo la escuela no puede educar, no tiene los medios, no sabe, no nació para eso”.

Por tanto, lo que puede hacer la universidad es poco, asegura, si los productos de la escuela primaria y media son deficientes. Ejemplifica: es como pretender descontaminar un río sin ir a la fuente del contagio; y el origen en la escuela son la a, e, i, o, u. “No hay solución para la universidad, para sus problemas, si no se encuentra solución antes a los problemas de la enseñanza primaria y media”. La aseveración es discutible. Será en otra ocasión.

Pero las universidades, en la concepción de Saramago, tienen tareas imprescindibles. La que centralmente enfatiza la delinea bellamente: “La universidad es el último tramo formativo en el que el estudiante se puede convertir, con plena conciencia, en ciudadano; es el lugar de debate donde, por definición, el espíritu crítico tiene que florecer: un lugar de confrontación, no una isla donde el alumno desembarca para salir con un diploma”.

Habría que buscar el cumplimiento del objetivo latente en su nombre –universalidad–, que esté presente en las facultades: “un espíritu abierto, que obliga a reflexionar, que capacita para el análisis, implica dominio de los conceptos, información sobre lo que es el mundo en que vivimos, las distintas sociedades humanas, las contradicciones, la historia que nos ha hecho ser como somos, el pasado colectivo y el presente individual y plural que tenemos que levantar”.

Así podría la universidad contribuir a un debate nonato: la esencia de la democracia. No se discute la democracia porque hay una maniobra (la califica) para engañar: el poder no reside en las elecciones ni en los gobiernos resultantes, sino en el poder financiero, el que no votaron los electores. Nuestros países pueden ser muy democráticos, pero están pendientes de lo que les dictan el Fondo Monetario Internacional o la Organización Mundial del Comercio, que no hemos votado, que no responden a los intereses de los electores. Tenemos, entonces, “un sistema democrático regido por un sistema no democrático”. Analizarlo también es tarea universitaria.

Pero no pidamos demasiado a la universidad. Concluye el escritor portugués: “la universidad no nos tiene que salvar, no se trata de salvar a nadie, digamos mejor que la universidad tiene que asumir su responsabilidad en la formación del individuo, y tiene que ir más allá de la persona, porque no se trata sólo de formar un buen informático o un buen médico, o un buen ingeniero, la universidad, además de buenos profesionales debería lanzar buenos ciudadanos. Eso es lo que necesita, lo necesitamos todos”.

Comentarios

  1. 1E Christopher E. Velázquez C. dice:

    1-I am fascinated
    2-If this article would understand all the people the world would be different
    3-I think that the society never will understand
    4-I think that the majority of the teachers’ just want that the students learn their subjects and they don’t care for anything else.

  2. 1- I agree with the article and that little book summary , education begins at home , not necessarily in school.

    2- The university looks like a place you only go to earn a diploma, as the book says , unfortunately it is the wrong way to look

    3- education partly belongs to the government , but not everyone thinks , but the commission has to give us the tools to learn , a good education from home ensures a good future for the student.

    4- good article

  3. 1E José Juan Santillán Torres dice:

    1.- Is true that the university no be a isle of diploma.
    2.- The society and the family also have a homework that comply.
    3.- The students has that meditate about the society and improve.
    4.- I meditate about this post and this situation.

  4. 1E Luis Gerardo Galindo Luna dice:

    1. I think your points of view are right.
    2. We need the teachers to be more responsible.
    3. Your post made me realize that some teachers don’t even try.
    4. I think that the teachers need to be better.

  5. Dámaso Benicio Rodríguez 1"K" dice:

    1.- It’s true that we need better people in the society
    2.- The education of anyone it’s not only the responsability of the teacher, the parents and the society are part of this too.
    3.- It’s interesting how the book’s author is complaining about the education of the students
    4.- Great post 10/10 would read again

  6. 1E Juan Carlos Vazquez Heredia dice:

    1.-I think the government should focus more on education from primary school.
    2.-I liked him as describing the reality as it is in education we have from children
    3.-The company still does not give enough importance to the education of children
    4.-Nice Article

  7. 1k Francisco David Preciado Mendoza dice:

    1. I think the education to become those who know, who just want superficially envious teach, for fear of being replaced later.

    2. Society thinks every day everyday problems of the people, does not ignore the knowledge that the government is corrupt, but the people prefer to be harassed, robbed or marginalized. It is something that has many answers, and little action.

    3. The rulers never change if we do not change as a short cut first.

    4. Very good post.

Deja tu comentario