PREGUNTAS INQUIETANTES. DIÁLOGO CON ABELARDO AHUMADA

En su columna “Periscopio” del 7 de agosto, el estimado Abelardo Ahumada externa dos preguntas pertinentes e invita a un diálogo con respuestas novedosas. Lo acepto, y aunque no estoy seguro de cumplir su condición, conviene seguir tejiendo en esa materia: la educación de los jóvenes, sus perspectivas a la puerta de los estudios superiores, así como el papel de las instituciones y el Estado.

Estoy de acuerdo con Abelardo: se precisan nuevas respuestas. Agrego: también otras formas de plantear el tema del ingreso a los estudios universitarios, distintas a como encaró históricamente el Estado mexicano el derecho a la educación superior, consagrado en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Mantener el tratamiento no resolverá el problema, porque las becas no son la solución estructural, sino la obligación mínima de los Estados frente a sociedades pobres y excluyentes.

Las preguntas de Abelardo son provocadoras para la reflexión. Primera: “Si fueron mil profesores los que presentaron a examen de oposición para disputar sólo seis plazas nuevas, ¿seguirán permitiendo las autoridades que el Isenco siga abierto y produciendo cada año decenas de nuevos candidatos al desempleo?”. Como no soy autoridad, no la responderé, y no sé que piensan ellas. Propongo otra manera de verlo a partir de una pregunta: ¿está cubierto en Colima el derecho a la educación constitucionalmente obligatoria? La respuesta es contundente y simple de expresar: no. Ni en Colima ni en el país. No en preescolar, tampoco en media superior, y la sangría que experimentan primaria y sobre todo secundaria es preocupante. Las cifras las leo en la estadística de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado y en la SEP.

En ese contexto, sí creo que faltan profesores en Colima, que hay miles de niños y jóvenes que necesitan un buen maestro. Si las plazas son insuficientes eso evidencia un quiebre en el discurso de la política que ensalza lo educativo y su reforma pero no otorga plazas ni recursos suficientes. La incongruencia no es responsabilidad de las escuelas normales, que sí tienen la obligación de preparar mejor a sus estudiantes, futuros maestros.

La segunda pregunta la dirige el maestro Ahumada a la Universidad de Colima: “Si el mercado laboral está lleno de médicos, litigantes, pedagogos, arquitectos, psicólogos, trabajadores sociales y comunicadores sin empleo, ¿seguirá la Universidad de Colima ofreciéndole a los estudiantes tan productivas carreras en sus ofertas curriculares?”.

Tampoco puedo responderla como autoridad, pero expondré tres breves comentarios, entre las opiniones que tengo. Primero: es verdad que las instituciones de educación superior públicas tienen que revisar meticulosamente la oferta de carreras para atender al avance del conocimiento y la problemática social. Cierto también, la UdeC tiene que trabajar en los siguientes años para renovar y aumentar las opciones.

En segundo término, la correspondencia “un egresado un empleo” es idílica; no existe y menos en un país con los problemas estructurales del nuestro. No se abrirían carreras en las universidades públicas si se tuviera que garantizar el empleo para cada uno de sus egresados. La exigencia para las universidades es doble: carreras pertinentes y con sólida formación para los estudiantes. Por otro lado, la responsabilidad de producir más abogados, pedagogos o psicólogos no es solo de la Universidad de Colima. Un estudio hecho en esta institución confirma que las instituciones particulares ofrecen las mismas carreras que la UdeC y no diversifican las opciones, en general. En otras palabras, el tema es también de regulación de la enseñanza privada, tarea del Estado.

Finalmente, es verdad que muchos egresados de la UdeC caminan de las aulas universitarias al desempleo. Es un hecho inocultable en Colima y en México, o en el mundo. Hay una diferencia: si no se estudia educación superior, el desempleo sigue siendo la puerta más próxima y amplia para los jóvenes; pero un vendedor de pizzas o taxista, con título de contador o pedagogo, tiene la aspiración y la posibilidad legal de trabajar en un despacho o en una escuela. En cambio, el que no estudia una carrera sabe que sus posibilidades reales de ascenso social por la vía lícita son marginales.

Esperanza y factibilidad son la diferencia entre unos y otros. Un título universitario o un oficio especializado representan un boleto que puede usarse o no, más tarde o más temprano, para encontrar horizontes promisorios. No tenerlo cancela casi toda posibilidad. Por eso creo que vale la pena no solo mantener abiertas las escuelas, sino enriquecerlas y seguir luchando por cumplir el derecho a una buena educación para cada niño y joven mexicano.

Correo e: jcyanez.jc@gmail.com

Comentarios

  1. Manuel Antonio Robles Aguilar dice:

    I do see that there isn´t many jobs in Colima, and there is son many students in schools with hopes of having a tittle that will to some only give them dreams rather tan a life. For this most of them believe or have the idea of finishing their careers and go somewhere else. In my personal opinión i don´t plan on staying, i actually do think, as many do, move to a more prospering área.but in the end a also hope for this matter to be atended a find a very suitable solution.

  2. 1J 1J María Conchita Santana Ochoa dice:

    -Its sad to know that graduates can not find work in his profession.
    -Those who do not study are much less job opportunities.
    -In the country there is a lot of unemployment.
    -A lot of childrens and teenegers dont have a basic education.

  3. 1E Jorge Luis Aguirre Martinez dice:

    -The estimate Abelardo Ahumada outer two questions relevant and invites a dialogue with innovative responses.
    -The been mexicano the right a the education top, enshrined in the article 26 of the Universal Declaration of Human Rights.
    -The incongruity is not responsible for normal schools , they do have an obligation to better prepare their students , future teachers.
    -Hope and feasibility are the difference between them . A college degree or a skilled trade represent a ticket that can be used or not , sooner or later , to find promising horizons.

  4. 1E- Jazmin Moreno Hernandes dice:

    -with education-young unemployed
    -Not much chance of finding work in your country
    -Children With pesima education
    -Future which awaits us, we hope that this will improve

  5. 1J Jose Banda Espindola dice:

    He is according with Abelardo.
    He think that lack teachers on colima.
    There are many children that need teachers.
    There are much unemployment.

Deja tu comentario