Analfabetismo e injusticia social

La Unesco recordó recientemente que en el mundo uno de cada cinco adultos no está alfabetizado, de ellos dos terceras partes son mujeres, mientras que 67.4 millones de niños no están escolarizados.

Decía el pedagogo brasileño Paulo Freire que el analfabetismo no es una hierba dañina sino expresión de una sociedad injusta.

El siglo veinte mexicano fue testigo de un extraordinario esfuerzo en la materia. En cien años pasamos de un analfabetismo en el 90 por ciento de la población, al 7 por ciento; sin embargo, ese porcentaje equivale a seis millones de mexicanos adultos que no saben leer ni escribir, que nunca pisaron un aula o fueron expulsados temprano.

Si la cifra es alta, lo más dramático es que una década atrás eran también seis millones. Discutir el rezago educativo y el analfabetismo es obligado, ahora que se analizará en el Senado de la república la obligatoriedad del bachillerato.

Los números son rojos. En pleno siglo XXI, en la llamada era del conocimiento, el sistema educativo nacional tiene 34 millones de estudiantes, y 33 millones de mexicanos mayores de 15 años no concluyeron la secundaria, a pesar de tratarse de un derecho constitucional.

Al paso que vamos, la solución podría consumirnos buena parte del siglo XXI. Sin educación, no hay que olvidarlo nunca, no existe sociedad democrática. Y una sociedad con ciudadanos educados no garantiza la democracia, pero sin ellos es imposible.

Fuente: Ángel Guardián

Deja tu comentario