Asignaturas pendientes

La semana anterior terminaron las inscripciones para ingresar a las 62 escuelas de la Universidad de Colima. Más de ocho mil jóvenes buscan lugar en bachillerato o en las carreras profesionales. Los cuestionamientos por el acceso, los rechazados, las cuotas o la transparencia de los mecanismos de admisión cobran forma en los medios locales, como es usual en la época. Así lo he visto, año tras año, desde hace más de una década, en Colima y en el país.

Estos temas resultan dramáticos para una madre o su hijo. No se puede ser indiferente; pero la comprensión del problema del derecho a la educación y su solución no dependen de buenas voluntades. Las cifras y la historia son evidencias insoslayables.

Ejemplifico. De acuerdo con el Censo de Población 2010 asisten a la escuela el 94.7% de los niños con edades entre 6 y 14 años; 10 puntos más que en 1990. Es encomiable si las cifras no representaran personas, pues ese 5 por ciento de excluidos constituye un número cuantioso. Sylvia Schmelkes, experta en la materia, recordó un paisaje escalofriante: hay casi tres millones de niños con edades entre 3 y 14 años fuera de educación básica. El mismo Censo indica que en el grupo de entre 15 y 24 años, sólo 40% asiste a la escuela. ¿Dónde están los otros 60 de cada cien, en un país que apenas empieza a construir políticas para los jóvenes?

Regreso al tema del acceso a la Universidad. Además de las notas que se leen en estas fechas, enfaticemos la insuficiencia de un sistema que no da cabida a quienes debieran cursar estudios post secundarios; porque en México son un bien exclusivo: en bachillerato, apenas dos tercios logran espacio en una escuela, proporción que se reduce en la enseñanza superior a menos de un tercio.

Ante fenómenos de inequidad y exclusión, el acceso escolar es privilegio que no se puede revertir sólo desde las escuelas, menos sin el decidido apoyo de los gobiernos. Repito: no se trata de juicios o voluntad personales. En el país hay avances, pero no ha sido suficiente.

Fuente: Ángel Guardián

Deja tu comentario