Educación: desafíos para el 2021

La mirada aguda, apertura y humildad serían ingredientes para que las autoridades educativas realizaran una valoración rigurosa de lo sucedido en el año en que enseñamos y aprendimos en casa.

Muchas lecciones de la pandemia saltan a la vista. Una de ellas, fácil de enunciar y complicada de emprender por tradiciones, es que la transformación más profunda de la escuela requiere tocar otras áreas de la acción gubernamental y las políticas públicas.

Es verdad que los cambios pedagógicos deben ocurrir en las aulas, porque muchas reformas no se acercaron al entorno escolar o carecían de estrategias para intervenir en los salones; fueron reformas de papel. Pero muchos cambios son posibles por lo que sucede fuera de ellas, no sólo en tiempo presente, sino como resultado de acciones acumuladas a lo largo de periodos más amplios.

La Secretaría de Educación Pública y las autoridades educativas de los estados podrían examinar con cuidado qué nos enseña la pandemia, los logros y desaciertos, para trazar nuevos escenarios y construir lo que en el discurso llaman la Nueva Escuela Mexicana, todavía un cascarón sin contenido.

Para 2021 ya la SEP anunció otra versión de Aprende en casa, en un momento complicado, porque la pandemia no cesa, porque las vacunas todavía están lejos de las escuelas y por la extraña transición que observamos entre un secretario en funciones y una secretaria designada.

El periodo de Esteban Moctezuma deja algunos resultados positivos, como una nueva Ley para la educación superior, que incluye el derecho de los ciudadanos a cursarla en forma gratuita y la obligatoriedad para el estado de garantizarla. Es un avance, pero insuficiente ante los retos y retrocesos.

Rebasado el primer tercio del gobierno federal, nadie podría esperar saldos espectaculares en educación, porque mover un sistema tan robusto es complicado, pero ya cabría exigir señales más claras del rumbo.

A este paso, con la pandemia encima, no veremos ni el proyecto para la transformación del sistema educativo y cabría, apenas, conformarse con que no zozobre la nave.

Deja tu comentario