La pandemia como maestra

El domingo por la mañana leí Los años de reparación, de Naomi Klein, periodista y escritora canadiense que se volvió indispensable para los movimientos sociales del mundo, a partir de la publicación de sus libros No logo y La doctrina del shock.

Los años de reparación es la conferencia que presentó en la Cumbre Inaugural de la Internacional Progresista, el pasado 18 de septiembre, editado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Se trata de un texto con ideas provocadoras, repaso de la situación mundial provocada por, adjetiva, los hombres poderosos de nacionalismos machistas e identidades supremacistas, que tienen al borde del colapso a la Tierra, agravada con los efectos del COVID-19.

Dos ideas quiero destacar de la obra. La primera, está en el título. Debemos procurar tiempos para la reparación de los daños causados al planeta a través de un “Nuevo Acuerdo Verde”, lo cual implica “cambiar prácticamente todo con respecto a nuestros sistemas políticos y económicos”.

La segunda idea es no demonizar la pandemia, sino convertirla en maestra y entender las lecciones que nos enseña, como la valoración más adecuada del tiempo para vivir o la necesidad de reducir los sobreconsumos del 20 por ciento más rico.

Una frase en la página 35 me persigue desde que la pesqué: cuando nos apresuramos a vivir como lo hacíamos antes, también se acelera la propagación del virus. Es una advertencia inapelable.

Naomi Klein ofrece propuestas disruptivas. Afirma: En lugar de fingir que es posible subsanar décadas de austeridad en unas pocas semanas de vacaciones de verano, deberíamos cerrar esas escuelas durante un año entero y usar ese tiempo para repararlas y reimaginarlas… mientras tanto, los maestros, con ayuda de un cuerpo juvenil, podrían impartir las clases al aire libre.

Sí, sería fantástico, porque ante los graves problemas sólo caben grandes alternativas. Pero será un sueño, nada más. O tal vez no.

 

Deja tu comentario