Blog

LA EDUCACIÓN A DEBATE

Varios temas rondan a la hora de sentarme a escribir la colaboración semanal. Es que la educación, en días recientes, se convirtió en asunto de primeras planas y hasta espacios en noticieros de televisión. Ante la imposibilidad de abordarlos todos con mediana prolijidad, me dedicaré solo a enunciarlos y emitiré breves comentarios.

El primero de los temas inspira cierto regocijo, no tanto porque sea muy elegante celebrar que buena parte del sistema educativo del país se haya volcado en torno a un programa que ya terminó por desmoronarse con el anuncio oficial de su extinción. Es decir, no festejo el fracaso de un instrumento fallido desde su concepción, sino la decisión gubernamental de detener el yerro; no es suficiente, pero es un paso. Me refiero a la llamada prueba ENLACE, una de las banderas (otra ilustre es el examen de la OCDE, conocido por sus siglas en inglés como PISA) del numeroso contingente de quienes todavía creen que los exámenes eran la piedra filosofal en la transformación educativa. Sepultada la escasa credibilidad que podría tener, queda pendiente la valoración prometida por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), no solo sobre los detalles técnicos o pedagógicos, sino también los financieros y sobre todo políticos, o sea, las responsabilidades que tuvieron quienes adoptaron la decisión. Que no descanse en paz ENLACE hasta que no se cumpla aquello de: “…y si no, que la patria se los demande”.

Leer más…

VACACIONES PARA LA HONRADEZ

Leyendo a Philippe Meirieu, pedagogo francés, encontré un resumen de la conferencia que dictara en febrero de 1939 el pedagogo suizo Édouard Claparède, previo a la Segunda Guerra Mundial, para fustigar la hipócrita actitud de su país ante el conflicto bélico en ciernes. El elocuente (y lamentablemente verdadero) título es “Moral y política, o las vacaciones de la honradez”.  Asociarla con nuestra pesada y lastimosa realidad es inevitable, en Colima y en México.

La honradez era definida por Claparède, dice Meirieu, como la “determinación de poner en práctica unos principios fundamentales”; cinco para ser exactos. El primero de dichos principios era la “falibilidad”, el reconocimiento de que la verdad, si fuera posible de alcanzar, es muy complicada de asir, y que estamos llamados a equivocarnos también. Un principio que la cordura impone, en la ciencia o en la pedagogía, pero que en política no, porque allí el jefe no se equivoca, y si no le gusta leer o no puede repetir, digamos por fabular, tres títulos de libros que le “hayan marcado”, los agoreros buscarán las justificaciones para exentarle de sus yerros y mentiras porque es el único infalible.

Leer más…

CONFUSIONES LAMENTABLES

Portada del libro de MeirieuI. Las últimas horas trabajando en el cubículo las dediqué a leer “Una llamada de atención. Carta a los mayores sobre los niños de hoy”, de Philippe Meirieu, uno de los pedagogos de quien más aprendo y disfruto en los años recientes, desde que descubrí su “Frankenstein educador”. La elección del libro y el autor obedece a dos motivos: uno, la abundante sabiduría que suelo encontrar entre las páginas del profesor francés, que por decisión voluntaria pasó de dirigir un instituto nacional de investigación pedagógica, a trabajar en un liceo suburbial de Lyon, para conocer aspectos de la problemática escolar en un ámbito distinto. La otra razón es que se trata de uno de los textos que elegí para preparar la participación que tendré en agosto dentro de un congreso al que fui invitado por el Instituto Politécnico Nacional. Aunque el tema del libro es totalmente ajeno al de mi participación, el instinto me seduce a creer que en las reflexiones del profesor Meirieu hallaré ideas que inspiren otras para un auditorio distinto.

Leer más…

LA INSOPORTABLE PESADEZ DEL SER (BUROCRÁTICO)

Max Weber, un clásico en el estudio del tema, ofrece como ejemplos históricos de burocracias importantes y desarrolladas la de Egipto en el periodo del nuevo Imperio, el principado romano de última época, la iglesia católica romana desde finales del siglo XIII, China desde la época de Shi Huangti, los Estados europeos modernos y la gran empresa capitalista moderna.

En las universidades mexicanas el fenómeno de la burocracia tampoco es una novedad ni una moda. Con el explosivo incremento de las universidades, matrícula y profesores después del Movimiento Estudiantil del 68, promovido por el gobierno de Luis Echeverría, como una forma de acercarse a un sector social altamente explosivo y demandante, aparecieron múltiples desafíos, entre otros, el burocrático. No es que allí se inventó ese mal, por supuesto, pero un amorfo e incontrolado movimiento expansivo, motivado por el clientelismo político, fue caldo de cultivo donde germinaron o se fortalecieron varios problemas, como la improvisación de docentes y las prácticas de simulación de las estadísticas sobre matrícula para obtención de mayores presupuestos.

Leer más…

A 95 AÑOS DE LA REFORMA DE CÓRDOBA

Un texto breve pero intenso, fechado el 21 de junio de 1918, dirigido a “los hombres libres de Sud América”, constituye uno de los más emblemáticos legados del siglo XX latinoamericano y de la juventud argentina, protagonista del movimiento que impulsó la Reforma Universitaria de Córdoba, punto y aparte en la historia de la universidad.

Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen, dice inicialmente el documento titulado “Manifiesto Liminar”, y en ese tono denuncian los hechos que acontecían en el panorama universitario cordobés y que desembocaron en una ilegal elección del rector de su Universidad Nacional.

Su descripción de las instituciones universitarias es una severa crítica social que produjo la pluma de un no tan joven llamado Deodoro Roca: “Las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos –y lo que es peor aun- el lugar en donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara. Las universidades han llegado a ser así el fiel reflejo de estas sociedades decadentes, que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil”.

Leer más…