Blog

El analfabetismo juvenil

Con datos del Censo de Población y Vivienda 2010, el secretario de Educación Pública afirmó que en México sólo el 1.9 por ciento de los jóvenes entre 15 y 29 años son analfabetos.

Junto a otros indicadores, lo presentó como avance en el combate al rezago educativo, esto es, la población que sabe leer, escribir y concluyó su educación secundaria.

Traducido el porcentaje a personas, 1.9 por ciento son 564 mil jóvenes analfabetos, con escasas diferencias entre hombres y mujeres. Parece un avance, como dice el secretario Lujambio, pero dicha cantidad se acerca a los habitantes del Estado menos poblado del país (Baja California Sur).

Así analizada, la cifra no es tan insignificante. Más de medio millón de mexicanos entre su segunda y tercera décadas de vida ya han sido excluidos de cualquier posibilidad de una vida decorosa por medios lícitos. ¡Y sus hijos enfrentarán una condición aún más crítica!

Menos alentador es todavía el panorama cuando sabemos que sólo el 40 por ciento de los jóvenes entre 15 y 24 años asisten a la escuela. Buena parte del resto alimentan el numeroso contingente de quienes no estudian ni trabajan.

De nuevo surgen las preguntas por un tema que ya el rector de la UNAM había colocado en el primer plano. ¿México está aprovechando el llamado bono demográfico? ¿Hay políticas efectivas de inclusión social y de igualdad de oportunidades? ¿Ese medio millón de jóvenes tienen derecho a ser educados?, ¿deben ser educados?

Se dice que vivimos en la sociedad del conocimiento. Bonito discurso, pero imposible para millones en el mundo y México. Lo cierto es que en el siglo XXI hay señales inequívocas de que una franja de la población vive y vivirá como hace cien años. Colima podría ser un caso excepcional.

Fuente: Ángel Guardián

Analfabetismo e injusticia social

La Unesco recordó recientemente que en el mundo uno de cada cinco adultos no está alfabetizado, de ellos dos terceras partes son mujeres, mientras que 67.4 millones de niños no están escolarizados.

Decía el pedagogo brasileño Paulo Freire que el analfabetismo no es una hierba dañina sino expresión de una sociedad injusta.

El siglo veinte mexicano fue testigo de un extraordinario esfuerzo en la materia. En cien años pasamos de un analfabetismo en el 90 por ciento de la población, al 7 por ciento; sin embargo, ese porcentaje equivale a seis millones de mexicanos adultos que no saben leer ni escribir, que nunca pisaron un aula o fueron expulsados temprano.

Si la cifra es alta, lo más dramático es que una década atrás eran también seis millones. Discutir el rezago educativo y el analfabetismo es obligado, ahora que se analizará en el Senado de la república la obligatoriedad del bachillerato.

Los números son rojos. En pleno siglo XXI, en la llamada era del conocimiento, el sistema educativo nacional tiene 34 millones de estudiantes, y 33 millones de mexicanos mayores de 15 años no concluyeron la secundaria, a pesar de tratarse de un derecho constitucional.

Al paso que vamos, la solución podría consumirnos buena parte del siglo XXI. Sin educación, no hay que olvidarlo nunca, no existe sociedad democrática. Y una sociedad con ciudadanos educados no garantiza la democracia, pero sin ellos es imposible.

Fuente: Ángel Guardián

La deducibilidad de las colegiaturas

El anuncio del presidente Calderón sobre la deducibilidad de las colegiaturas desató polémica. Aplausos en algunos sectores y una salva de críticas recibieron la decisión presidencial.

Se estima que la medida podría beneficiar a un millón y medio de familias. En su conjunto, una matrícula en escuelas privadas de tres millones de estudiantes, poco más del 10 por ciento del total del jardín de niños a bachillerato.

Entre las aristas del tema una me preocupa: la justificación de que se estimulará el sacrificio, lo dicen así, de quienes pagan colegiaturas. Entonces, pregunto: ¿quién envía a sus hijos a la escuela pública no se esfuerza?

Hay una peligrosa suposición muy discutible: sólo en las escuelas privadas se hacen esfuerzos dignos de reconocimiento y, por tanto, ameritan ser recompensados. ¿Y el otro 90 por ciento de los mexicanos que estudian en las miles de escuelas públicas, muchas de ellas en condiciones paupérrimas?

En un contexto de enorme pobreza hay otras interrogantes: ¿cuántos mexicanos y colimenses tienen condiciones económicas para pagar colegiaturas y demás gastos que implican las escuelas particulares? ¿Es la escuela privada una opción al alcance de todos los mexicanos?

La discusión obliga de nuevo a la afirmación de que un estado democrático tiene el deber de proporcionar educación pública de calidad.

Finalmente, según cálculos oficiales el costo de la medida será de 13 mil millones de pesos. Dicha cantidad, dice el rector de la UNAM, representa la mitad de los recursos para acabar con el analfabetismo en el país. Pregunto: ¿desde hace décadas no habría válido la pena tal inversión para que seis millones de mexicanos aprendieran a leer y escribir?

Fuente: Ángel Guardián

¿Entendimos las lecciones del pasado?

Hace 15 años, cuando el siglo veintiuno aparecía en el horizonte como una promesa incierta, el novelista mexicano Carlos Fuentes dictó una conferencia magistral que llamó “decálogo para el cambio.” El autor de “Aura” propuso diez retos que tenemos para darle un rostro más humano al nuevo siglo y milenio.

Entre los desafíos Carlos Fuentes ubicó en primer lugar el de la vida, la permanencia de la humanidad frente al suicidio ecológico y la destrucción del planeta.

El quinto mandamiento del décalogo se define con una expresión elocuente: la crisis global de la civilización urbana. Mendicidad, crimen, inseguridad, drogas y violencia constituyen sus rasgos más apremiantes.

Al iniciar la segunda década del siglo veintiuno todos los problemas resumidos por Fuentes persisten con notable vigor: el planeta sigue en peligro, en algunas regiones del mundo brotan y resurgen guerras, cientos de millones de mujeres sufren condiciones de exclusión inadmisibles y la pobreza se globaliza masiva e injustamente.

Todavía no hemos sido capaces, a escalas planetaria y nacional, de resolverlos y, posiblemente, en algunos casos, de identificar con precisión problemas y causas.

México hoy es víctima de muchos de esos males, advertidos no por la bola de cristal de Carlos Fuentes sino porque constituyen el resultado de tendencias añejas.

Este mundo, y el México que vivimos, no son consecuencia de una maldición bíblica o una etapa natural de la evolución social. Son el efecto de lo que hicimos y dejamos de hacer. De lo que estamos dejando de hacer.

Paulo Freire, educador brasileño, afirmaba: el mundo no es, está siendo. Es decir, no está acabado, es una obra inconclusa. Por tanto, es factible su transformación.

Sí, cambiar es difícil, pero es posible. La pregunta que ahora me parece pertinente es de simple enunciación: ¿entendimos ya las lecciones del pasado reciente o consumiremos el primer cuarto de siglo escribiendo páginas dramáticas en la historia nacional?

Fuente: Ángel Guardián

Página 10 de 10« Primera...678910