Blog

La insoportable brevedad del poder

Nadie es tan poderoso para sentarse impávido a mirar cómo transcurre la eternidad. Nadie. Aunque los acólitos y jilgueros de la prensa no se cansen de repetirle, un día sí, otro también, que nadie es más guapo, inteligente y carismático, la cortina del poderoso termina por desvelarse suavemente o caerse en pedazos. Como cayeron los tiranos de distintas épocas y geografías, con más o menos infortunio.

¿Qué es un político en este medio mexicano, colimense, sin un aparato propagandístico fina y generosamente aceitado con pesos y regalos? ¿Qué es un político sin micrófonos siempre a su disposición, sin reporteros que olvidaron las fronteras de la dignidad profesional? No digo que no habrá de otra calaña, pero la gran mayoría son de oropel.

Pepe Mujica, viejo sabio (no me canso de repetirlo y él de confirmarlo), volvió a hacer declaraciones para la prensa española hace diez días. Los políticos, aunque se ubiquen en las antípodas del ex presidente uruguayo, harían bien en escucharle, aunque no admitan nada ni lo declaren.

Leer más…

El recorte a las universidades estatales

El impacto del recorte a las universidades públicas estatales será paralizante en muchas áreas y actividades centrales.

El 2 de noviembre un grupo de rectores, mediante desplegado en medios, reclamaron dos reducciones anunciadas: una ya aplicada del 30% en el Fondo para Elevar la Calidad de la Educación Superior, y otro, por lo menos del 66%, en el Programa de Fortalecimiento de la Calidad en las Instituciones Educativas (Profocie), popularmente conocido desde su origen como PIFI.

El recorte se había previsto desde agosto, según puede constatarse en medios periodísticos. La postura de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) en voz del secretario general fue inmediata ante el anuncio: rechazo y petición de incremento.

La respuesta del secretario de Educación en septiembre y hace cinco semanas había sido negativa: no habrá reducciones. El 25 de noviembre pasado pidió acatar el “inevitable recorte”.

El financiamiento que las universidades reciben para desarrollar sus proyectos con el fondo extraordinario del Profocie podía representar el cinco por ciento de su presupuesto. Parece marginal, pero habida cuenta de la forma como la maquinaria universitaria consume el presupuesto en salarios y prestaciones, ese porcentaje dedicado a actividades académicas, como la movilidad de profesores y estudiantes, la publicación de libros o la realización de cursos para maestros, el apoyo en la reestructuración de planes de estudio, conformará un escenario adverso.

Leer más…

Desafíos de la obligatoriedad del bachillerato (2a parte)

¿Es posible que el Sistema Nacional de Bachillerato y las políticas de la Reforma Integral de la Educación Media Superior permitan alcanzar el objetivo de universalización en el ciclo 2021-2022? Si no se cumple, ¿qué sucederá?

Los problemas estructurales irresueltos hoy condenan a que millones y millones de niños y jóvenes no escapen de la maldición de “La triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada”, es decir, a pagar una condena por delitos no cometidos: la exclusión del derecho a la educación.

A ese grave problema agregaría otros desafíos pendientes en la promesa de extender la obligatoriedad del bachillerato.

Primero, construir proyectos educativos para sujetos diferentes, cuyas condiciones muchas veces ni siquiera conocemos. Estudiantes que trabajan, que tienen hijos, con deficiencias formativas detectadas por los propios instrumentos de medición oficiales y que no suelen atenderse ni en el currículum ni en las políticas educativas.

En dicho proyecto debe instalarse la colegialidad, los equipos, las academias de maestros para reflexionar y tomar decisiones sobre aspectos cruciales de su labor: el aprendizaje, las formas de enseñanza, la relevancia de los contenidos, la disciplina, el desarrollo de la autonomía, entre muchos. ¿Cómo hacerlo sin profesores de tiempo completo que puedan comprometerse?

Leer más…

Los desafíos de la obligatoriedad del bachillerato

¿Se puede ser medianamente optimista frente al tema de la obligatoriedad del bachillerato?

No vacilo un instante: los profesores no podemos alojar el virus de la desesperanza o la derrota; por eso debemos desarrollar la capacidad de sobreponernos a la adversidad, pero me cuesta trabajo alentar el optimismo con el horizonte que observo. La historia, las estadísticas, algunas señales de política educativa y otras que recojo empíricamente, me están ganando la batalla.

La mayor parte de la preocupación y la ocupación del gobierno federal, a través de la RIEMS, así como de las universidades públicas estatales, es el ingreso al Sistema Nacional de Bachillerato (SNB).

Sucede el mismo fenómeno que cuando nacieron los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) y luego los organismos acreditadores del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior. Una fiebre evaluadora que produce como efectos la obsesión y exigencia de ingresar a toda costa, y a cualquier costo. Sin medir consecuencias que no son siempre son fáciles de revertir.

Leer más…

DIRECTORES EJEMPLARES O DETESTABLES

En alguna de mis primeras visitas a la Universidad Autónoma de Nuevo León, de la mano del entonces director general, conocí su Preparatoria número 7. Ricardo Oziel Flores Salinas me la presumía con legítimo orgullo. Tenía la mitad de los alumnos del bachillerato de la Universidad de Colima y un edificio imponente. Ricardo me invitó a visitarla, pero me pidió que madrugáramos para verla desde el arranque de la jornada.

Estuvimos antes de las 7 de la mañana. El director esperaba en la puerta, un hombre mayor y aspecto jovial, amable, nos recibió gustoso. Todos los días, salvo circunstancias fortuitas, el director esperaba a sus estudiantes en la puerta, les recibía con una sonrisa y la mano tendida. Los padres de aquellos alumnos, muchos de los cuales acompañaban a los todavía niños, lo veían y saludaban.

Luego de la bienvenida hicimos un recorrido por los amplios y limpios salones de clase, los cuidados pizarrones de vidrio, sus laboratorios, en fin. La conversación en la oficina de la autoridad fue un magnífico colofón.

Con frecuencia recuerdo la anécdota ante los estudiantes de pedagogía o maestros en alguna charla o curso. Termino preguntándoles lo obvio: ¿observan el mensaje que envía el director a sus maestros, a la familia, a los estudiantes? La respuesta no necesita llegar. Salta a la vista.

Leer más…