Blog

SINDICATOS, DOCENTES Y EDUCACIÓN

El 4 de mayo el periódico español “El País” presentó la entrevista realizada por Elsa García de Blas a Martin Romer, presidente del Comité Sindical Europeo de la Educación, que agrupa a 132 organizaciones, con una membresía de 11 millones de trabajadores de la enseñanza. Aunque la entrevista tiene como fondo el caso español, muchos de los conceptos vertidos por el profesor danés son útiles para contrastarlos con los discursos y prácticas entre los sindicalistas y autoridades mexicanas en materia educativa, por eso, voy a reproducir algunos pasajes que considero de mayor relevancia.

La primera pregunta, preparada para encender la pradera contra los enseñantes españoles, tuvo una respuesta prudente, mesurada. Le preguntaron a Romer: ¿Qué responsabilidad tienen los profesores en los mediocres resultados de los estudiantes españoles en PISA? Romer respondió: “No creo que haya que culpar de ello a los profesores. Lo primero que debemos hacer es analizar: ¿son esos resultados tan malos como parecen? Por supuesto que los alumnos españoles no están a la cabeza del ranking, pero hay que fijarse en su situación respecto a la media [en el PISA de 2012, los españoles obtuvieron 10 puntos menos que la media de la OCDE en matemáticas, ocho puntos menos en lectura y cinco menos en ciencias]. No creo que sean tan malos resultados. Hay que detenerse en cómo lo estamos haciendo en esas materias, cómo estamos formando a los profesores, qué tipo de material estamos usando, cuántas lecciones estamos dando a los alumnos más rezagados. Los profesores son importantes pero también las herramientas, el entorno, el bagaje social, la motivación, el apoyo de los padres”.

Como la primera pregunta no tuvo la respuesta para un titular de escándalo, la segunda recibió un golpe de nocaut. Preguntó la periodista: “El Gobierno español atribuyó los últimos resultados de PISA, relativos a la resolución de problemas prácticos [en esa competencia los españoles quedaron 23 puntos por debajo de la media], al método de enseñanza, basado solo ‘en la memorización’.” El sindicalista y maestro reaccionó letal: “El Gobierno español no debería criticar a los profesores, debería abrir un diálogo con ellos y preguntarles: ¿cómo podemos obtener mejores resultados? Si criticas, culpas, llevas una mala estrategia”.

Leer más…

LA POBREZA EN EL ADN

La pobreza es una marca congénita en México. La gesta de independencia dejó un país destrozado, empobrecido, explotado, como toda la América Latina después de varios siglos de salvaje colonización. Así queda claro en la historia, en obras magistrales como Las venas abiertas de América Latina (Eduardo Galeano).

No hay ninguna novedad en la recapitulación. Cuando se constituyó la nación la gran mayoría de la población mexicana era pobre; las cifras del analfabetismo, abrumadoras. A pesar de sus enormes potencialidades y riquezas, en su desarrollo la población se multiplicó en la pobreza y sigue sobreviviendo en las fronteras de la prosperidad, unos lejos, otros más lejos. Las cifras son inocultables, no hay forma de maquillarlas.

Se dice fácil y corto: presente y pasado pobres. El futuro no pinta de otro color. Sin cambio de rumbo, es decir, de prioridades, seguirá hundiendo en la pobreza a la mitad de su población. Los ejemplos hay que buscarlos en la historia, en la nuestra y en la de otros países de la región. El problema no es de colores partidistas. Es político, cultural, económico y ético.

Leer más…

ESCUELAS COMO TEMPLOS. A 17 AÑOS DE LA PARTIDA DE PAULO FREIRE

Painel_Paulo_Freire,_detalhe_4Las escuelas no son templos y los maestros no somos santos ni profetas, por eso, ni unas son para el silencio o el recogimiento, y los otros, no son para adorarles o admirar las buenas nuevas que nos comparten. Esa es una de las máximas enseñanzas que me dejó la lectura del pensamiento y la obra de Paulo Freire, excepcional brasileño, el más grande de los educadores que nuestro subcontinente legó al mundo.

Ojalá la primera oración fuera sólo una reliquia de otros tiempos, cuando imperaban las dictaduras en América Latina o el analfabetismo ocupaba más altos porcentajes entre la población; cuando la universidad era un privilegio todavía más restringido. No es así. Hoy muchos profesores, muchas autoridades, siguen creyendo que su palabra es sagrada, que los desacuerdos son válidos y bienvenidos siempre que apunten en otras direcciones y no provoquen ruido o alteren la estabilidad, la paz de la disciplina sumisa.

Con excepciones encomiables, el educador oriundo del empobrecido nordeste brasileño no forma parte del currículum de las carreras de pedagogía o educación en México. No se lee profundamente, no se examina su aportación. Las pedagogías oficiales se asientan sobre bases antagónicas a la praxis freireana, obsesionadas con el discurso de la excelencia (aberrante discurso, diría Pablo Latapí Sarre), la examinación masiva e intensiva, las competencias, la productividad y la competitividad.

Leer más…

¿FELIZ DÍA DEL NIÑO?

047n1soc-1La realidad de la niñez en muchas regiones del mundo es innombrable: niñas y niños obligados a trabajar mientras sus padres no encuentran empleo, tienen uno de ínfimos ingresos o sobreviven en la marginalidad de la economía de mercado. Elocuente e irrefutable expresión de sociedades injustas. El guión parece escrito por un maestro del terror, pero es la cotidianidad de millones de habitantes de la tierra, especialmente entre los latinoamericanos, el subcontinente más injusto.

A los infantes trabajadores se suman los niños usados en las guerras, un problema tan inocultable que ya la UNESCO redactó en 2011 un informe (“Una crisis encubierta: conflictos armados y educación”). En dicho informe el organismo de las Naciones Unidas sostuvo que poco más del 40 por ciento de los niños que no van a la escuela viven en países azotados por conflictos bélicos.

A ambos debemos agregar recientemente los niños reclutados por el narcotráfico. En su conjunto, dan vida (paradójicamente) a un panorama dramático que ciega o segará muy pronto sus vidas, las de quienes habrán vivido aceleradamente sus años infantiles y saltado de los primeros pasos a la adultez, excluidos de la escuela y de los empleos, confinados a la marginalidad por gobiernos obsesionados con un modelo económico productor masivo de pobreza, generador de una riqueza creciente pero cada vez más concentrada en menos manos.

Leer más…

ESCUELAS DESNUDAS. SEGUNDA PARTE

Los datos que arrojó el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial son interesantes para el análisis, pero dramáticos por lo que describen en una insoslayable porción de las escuelas mexicanas, especialmente en aquellas que prestan servicios a los sectores más desfavorecidos. Curiosa coincidencia: la educación más pobre en sus condiciones está destinada a los sectores más pobres. ¿Es admisible?

Las cifras del censo confirman suposiciones y reiteran las lecciones de la experiencia nacional y latinoamericana. Los gobiernos en nuestros países fincaron sus políticas expansivas en construir escuelas raquíticas (o adaptar edificios de otros usos) donde la capacidad de demanda y exigencia era menor. Se consagró entonces una red segmentada de centros escolares: privados y públicos, en principio, luego, circuitos diferenciales en su interior, en una clasificación que se va estirando paulatinamente, privilegiando la buena educación en los segmentos más altos de la sociedad, mientras escolariza a los más pobres en aulas desnudas.

Leer más…