Blog

Inicia mi veda electoral

En mi estado comenzaron las campañas electorales de nuevo. En realidad, no habían terminado, pero estaban en otra fase.

Después de hoy no tocaré públicamente el tema en mi columna periodística, ni en las páginas que restan a este Diario. Inicia mi veda electoral. Entre paréntesis: habrá suficiente basura y mejor no destapar el bote para siquiera olerla.

Diez minutos de noticias en radio, esta mañana, me resultaron suficientes para confirmar el pobre nivel de nuestra subdesarrollada condición democrática. ¿Es eso lo que merecemos como ciudadanía? Posiblemente sí. Facebook exhibe nuestras miserias y vergüenzas.

No comparto la decisión de otras campañas, más gastos, más demagogia, más cancioncitas, más disputas, este triste espectáculo que empezó ayer. Si se anulaban las elecciones, lo que procedía, desde una primitiva opinión, es que se convocara a la fecha muy próxima, y a votar.

El inicio es claro augurio, y me temo que será apenas el despertar de otra onda expansiva de acusaciones, guerras de lodo, intrigas, mentiras. Ángeles contra demonios. Pero yo, desde que dejé de ir a la matiné en mi pueblo, hace bastantes añitos, ya no creo en las películas del Santo contra las momias.

No, no creo que eso necesitemos en Colima o el país. Es verdad, a nadie importan estas opiniones. Pero creo que tiene razón Krishnamurti: adaptarse a una sociedad enferma no es sinónimo de buena salud.

Carta al nuevo presidente argentino

Los errores de la llamada Era K son inocultables. Néstor y Cristina Fernández, la última, sobre todo, llevaron a tal extremo la polarización social, como para que el pueblo argentino eligiera a un cuestionado empresario, frívolo y poco sensible a las necesidades mayoritarias.

El hartazgo, alentado por medios poderosos, provocó que prefirieran un presidente como Mauricio Macri (el señor Burns de Los Simpons, me contó divertido un niño argentino en Córdoba), antes que continuar la historia del kirchnerismo.

Macri, ex presidente del club de fútbol más popular de Argentina, desde hoy nuevo presidente, fue objeto de una carta escrita por Mempo Giardinelli, periodista y escritor, que la hizo pública a través del diario “Página 12”. Si a algunos provoca flojera leerla completa, la resumo con sus palabras finales:

En abril de 2010 escribí en este diario una nota rechazando la Medalla del Bicentenario que otorgara su gobierno municipal a la Fundación que presido en el Chaco. Lo hice para no tener que darle mi mano, que estaba y sigue limpia, y porque yo tenía, como tengo, una muy mala opinión respecto de sus cualidades personales, de gestión y sobre todo éticas. Ahora sigo pensando que es usted una persona por lo menos insincera que obviamente no es el presidente que la mitad apenas minoritaria de los argentinos quería. Pero así es la democracia y por eso no puedo sino desearle todo lo mejor por el bien de mi país. Que no es estrictamente el suyo.

Finalmente, corresponde recordarle que somos muchos, muchísimos los argentinos que esperamos que su paso por la primera magistratura de esta república dure sólo cuatro años y no sea especialmente dañosa. Confiamos en ello porque muy estrecha fue su mayoría y porque el pueblo argentino siempre vuelve. Y nosotros volveremos, no lo dude.

Leer más…

Nada nuevo, pero…

No dijo nada nuevo. Ninguna novedad. Lugares comunes, si somos estrictos en el examen.

Las palabras del nuevo rector de la UNAM sobre la reforma educativa fueron pocas pero contundentes. Tuvieron alguna resonancia en medios y eso magnifica.

La declaración del rector de la UNAM, en palabras de un profesor ordinario, sin blasones ni reconocimiento, difícilmente habría sido recogida en los medios, en cualquier medio. Pero dichas por el rector de la máxima casa de estudios del país son un misil que ya debe estar generando respuesta oficial.

No porque lo dijo el rector unamita el gobierno federal está obligado a detonar esa otra reforma propiamente educativa. Pero ahora, porque también él puso el dedo en la llaga y no solo una manada de alborotadores y rompedores de clases.

La bola está de nuevo en la cancha gubernamental.

Viaje a la FIL

El fin de semana desperté sin ánimos para visitar la Feria Internacional del Libro. No perderé nada, dije. Mariana Belén pensaba distinto y vino a mí con determinación:

-¿Por qué no vamos a ir a la FIL? ¡Ya lo habíamos acordado!

Además, remató, siempre vamos. Para sumar adeptos, preguntó:

-¿Juan, verdad que tú también quieres ir a la FIL?

El hermano, absorto en Dipper y Gravity Falls, la miró con desinterés y respondió interrogativo:

-¿Y qué es la FIL?

-¡Cómo que qué es! Pues la Feria del Libro en Guadalajara.

-Ah, sí, vamos.

Así, emprendimos un viaje que para mí era prescindible, de no haber sido convencido tan fácilmente.

La cosecha fue magra en cantidad pero afortunada en calidad. Quería algunos libros; no estaban o no busqué correctamente, pero regresé con América Latina, entre la desigualdad y la esperanza, de Pablo Gentili. Era el número 1 de mi lista.

Quería una novela de Houellebecq y no la encontré; la cambié por un libro de relatos de Irvine Welsh: Si te gustó la escuela, te encantará el trabajo.

Con la recomendación de Milan Kundera compré Don Camaleón, de Curzio Malaparte. Espero que sea tan convincente como la publicidad.

Finalmente, una obra reunida post mortem de Paulo Freire: Pedagogía de los sueños posibles. Por qué docentes y alumnos necesitan reinventarse en cada momento de la historia. No sabía de su existencia, y solo por ella habría valido la pena. Pesqué algunos otros libros, caza menor

Ya les contaré de mis andanzas por sus páginas. O no.

Diciembre 7

Hay hechos, momentos, personas que ofenden e indignan, que incitan a pensar si somos un país que culturalmente no quiere crecer o si en nuestros genes algo lo impide.

Solo aquí puede pasar que un gobierno mienta tan descaradamente, y en lugar de juzgarlo o castigarlo, al responsable lo manden a una embajada, a otro puestito discreto pero bien recompensado. Y sus correligionarios no osan comentario alguno sobre la desvergüenza y la impunidad.

La larga lista de oprobios suma otra con el caso Ayotzinapa, ya advertida: no hubo incendio en Cocula, como sostuvo el entonces procurador, que hoy descansa en paz, en esta vida y sin culpas que pagar.

En San Luis Potosí una prestigiada colega nos contaba: solo en este país sucede que el grupo profesional más importante de expertos en la materia, el Consejo Mexicano de Investigación Educativa, exprese sus dudas e interrogantes sobre la reforma educativa, y el gobierno interpelado no abra siquiera un ojo para ver, o un oído para escuchar. Era más dura: ninguna cabeza cayó. Aquí, todas callaron.

Me resisto a creer que las taras históricas nos desbordarán in sécula seculórum, pero a veces mi confianza se vulnera.

Página 5 de 72« Primera...34567...102030...Última »