Blog

La elección de carrera profesional

Esta mañana pasé por la cabina de Radio Levy para conversar con Miguel Ángel Vargas sobre la elección de la carrera profesional, los criterios para tomar la mejor decisión, la importancia de la elección, entre otras interrogantes sempiternas.

Viví cerca los procesos de admisión a la Universidad de Colima, en algunos momentos fui responsable de conducirlos, y desde siempre me parecen un asunto de suma importancia para los muchachos y sus familias.

Entre las ideas que quise dejar para los radioescuchas me gustaría repetir, clarificar o precisar algunas.

En principio, una perogrullada: se trata de una decisión compleja, personal, que construye cada estudiante (con mayor o menor cercanía familiar), producto de historias y circunstancias. Pero no hay fórmulas ni conceptos generales del tipo: tómese un taller de 15 horas, asista a 3 sesiones con el orientador personal de la escuela, aplíquese una prueba psicológica de intereses y aptitudes y tendrá cerca la solución.

Estoy convencido de que la elección de carrera debe ser opción personalísima, de cada estudiante, pero esto nos obliga a preguntarnos si a los 18 años una persona está preparada y tiene claridad de su futuro, para decidir qué hará el resto o buena parte de su vida. Habrá muchos que sí, que desde pequeños tienen una inclinación artística, médica, ingenieril, magisterial, pero habrá muchos más que llegan al momento de decidir a dónde inscribirse para el proceso de admisión y dudan seriamente.

La elección de carrera debe ser informada, por supuesto, pero no solo por planes de estudios y trípticos; esos pueden ayudar, pero creo que ilumina más la charla con quienes ejercen esa profesión, con algunos que son “exitosos”, tienen prestigio, ganan bien, y con otros que la ejercen de forma menos afortunada de acuerdo con aquellos parámetros. Informada también, pienso, por visitas a las escuelas, a los talleres y laboratorios, a las aulas, y charlas con estudiantes de primero y último año de la carrera.

Nada de eso resolverá todos los problemas. Nada. Seguirán escondidos en las decisiones otras circunstancias fortuitas, una dosis alta de coraje y determinación que no provee la gracia divina ni la genética, pero que la escuela básica podría alentar.

Finalmente, le contaba a Miguel Ángel brevemente el caso de Albert Einstein, para aquellos cientos de estudiantes que no tendrán espacio en alguna facultad: el científico más importante del siglo 20 también fue rechazado de la Escuela Politécnica Federal de Zurich, luego insistió y fue aceptado; entonces, su proyecto de tesis fue desaprobado tres veces, hasta que cambió su director y el segundo asesor de tesis también se la rechazó una vez. En fin.

“Fracasar” una vez en el intento, sobre todo cuando se tiene claro lo que se pretende, no debe ser el fin de la escolarización, ni de las aspiraciones de superación por la vía de la escuela. Cuando suceda, ojalá los padres estén al lado, cual andamios, para sostener y no permitir que el edificio majestuoso que en potencia todos podemos ser, se derrumbe sin contemplaciones. Ojalá.

El uso de las palabras

Estoy en la última parte del libro Las tareas de casa y otros ensayos, de Natalia Ginzburg, escritora italiana (1916-1991). Leo ahora un ensayo sugerente, quiero decir, provocador. Antes que parafrasearla, prefiero citarla, con invitación a la reflexión, más que al incordio: “En nuestra sociedad actual, se ha decretado la exclusión de la palabra ‘ciego’ y se dice en cambio ‘invidente’. Se ha decretado la exclusión de la palabra ‘sordo’ y se dice ‘no oyente’. Las palabras ‘invidente’ y ‘no oyente’ han sido acuñadas con la idea de que de este modo los ciegos y los sordos sean más respetados. Nuestra sociedad no ofrece a los ciegos y a los sordos ningún tipo de solidaridad o de apoyo, pero ha acuñado para ellos el falso respeto de estas nuevas palabras”.

El texto que entrecomillo es de 1989, y es probable que las descripciones deban actualizarse, porque la realidad es más benigna con los ‘invidentes’ y ‘no oyentes’. Creo.

Veamos otros casos que descarna Ginzburg: “Por la misma motivación hipócrita, por el mismo falso respeto, a los viejos se les llama ‘los ancianos’, como si la palabra ‘vejez’ fuera una palabra infamante. No se entiende por qué la palabra ‘vejez’ ha de ser considerada infamante o ultrajante, pues indica una edad del hombre de la que nadie puede escapar si vive. Ultrajante es en cambio la forma en que se trata, en nuestra sociedad, la vejez.”

Un tercer caso sirve para fustigar las hipocresías sociales, siguiendo a la autora: “También por las mismas motivaciones hipócritas la sociedad impone no decir ‘negros’ sino ‘personas de color’. ¿Y por qué?, ¿de qué color? ¿Acaso en la palabra ‘negro’ hay algo ultrajante? ¿Acaso el término ‘persona de color’, púdico, cauto, ceremonioso e impreciso, no es más ultrajante y más discriminante que la palabra ‘negros’, que ya existía y que es verdadera?”.

Estamos inventando un lenguaje artificioso, cadavérico, dice, jugando con las “palabras-cadáveres” de Wittgenstein.

Aquí me quedo, con motivos para la reflexión y preguntas: ¿dónde ponemos, como sociedad, incluido el gobierno, el respeto: en la realidad o solo falsamente en las palabras?

Señales encontradas: la nueva reforma educativa

Lo que estamos viviendo en estas horas podría ser simpática muestra del folclore político mexicano, si no estuvieran en juego tantas y más trascendentes decisiones. Hay varios asuntos en la mesa, pero me ceñiré al terreno más familiar: la discusión del dictamen que modificará legalmente la educación en el país.

Después de horas y horas de discusiones en foros y parlamentos, donde distintos actores políticos tuvieron unos minutos para expresarse, uno de los convidados de lujo en la discusión de la reforma a la reforma educativa, la CNTE, se declara inconforme e impide las sesiones donde los diputados de las comisiones analizarían el dictamen. De una parte, la virulencia no duda: o se aprueba en sus términos, o seguirán bloqueando; de la otra, el partido gobernante se declara sorprendido porque, asegura, los maestros de la Coordinadora estuvieron presentes, participaron y sus propuestas se recogieron. La cosa, simplifican los voceros, es que les falta información, y cuando sepan, aplaudirán.

Mi primera lectura es, probablemente, muy parcial. Probablemente también me falta información, pero con seguridad, falta claridad en las instancias implicadas. De las primeras notas a la mano deduzco lo que muchos definirían como un modus operandi: lo que está en juego en la oposición al dictamen no es educativo, otra vez; por lo menos una parte tiene que ver con lo laboral, con el pase automático de las normales a las plazas docentes. Ironías: acusaban a la reforma todavía vigente de ser laboral, y lo que exigen es una reforma educativa que en realidad sea laboral y les devuelva privilegios.

Veremos si en las próximas horas se aclara el panorama, o por lo menos a mí.

Martes de conferencias

Martes con sabor a lunes. Jornada dedicada a escuchar. Temprano en la Universidad de Colima asistí a la conferencia de la directora general del Conacyt. Fue una charla muy clara, didáctica, muy a tono con la sesión general, aunque poco entendí, por la distancia temática con respecto a mi campo profesional.

Me pregunté: ¿cuántas veces los profesores llegamos con clases magistrales que los alumnos no comprenden, porque nunca tejimos puentes cognitivos? Preciso, o reitero: si entendí poco de la conferencia no fue culpa de la ponente.

Me alegró presenciar el homenaje a Ramón Álvarez Buylla, y saludar de nuevo, después de varios años, a Elena Roces, su esposa, mujer científica por quien tengo simpatía y a quien admiro.

A mediodía asistí a la conferencia organizada por la Fundación Cultural Puertabierta, mi casa. La ponente, Daniela Brandazza, de estupenda lucidez, nos enseñó conceptos básicos pero pocos difundidos en el común de la ciudadanía, indispensables para alejarnos del analfabetismo en que vivimos política y económicamente.

Su presencia no pudo ser más pertinente, en un momento en que se juzga sin demasiado conocimiento a las calificadoras de riesgo crediticio. Nos guste o detestemos ese tipo de organismos, son parte de la realidad global que hoy vivimos [o sufrimos]. El cierre de la conferencia fue muy emotivo, gracias al tino de los organizadores.

Aunque los compromisos y deberes rebasan los tiempos de mi agenda, siempre resulta agradable e interesante escuchar una conferencia bien preparada y mejor presentada. Un martes de aprendizajes.

Me gusta regar el jardín

Con frecuencia dedico tiempo de cada día a regar las plantas del jardín de casa. Lo hago temprano o en la noche. Disfruto el clima fresco, el viento que penetra los pulmones y reanima. Lo hago con ropa cómoda, con calzado descubierto, sin prisa, ligero de vestido. Es un ejercicio silencioso, ideal para la reflexión, ordenar agendas o balancear hechos.

Me gusta regar cuando sobra tiempo. Disfruto el sonido del agua al salir de la manguera, ver un retoño en los árboles o plantas, los mil tonos del verde.

Es una hora, o poco menos, de reposo productivo. Pero lo que más disfruto, lo recomprobé hoy, es disparar el chorro del agua hacia las hojas una vez que inundé las raíces.

Me gusta pensar que las hojas disfrutan el chorro del agua, que se mueven caprichosas y se agitan alegres. Imagino que las hojitas tienen conciencia y piensan, que sonríen cuando las despierta el agua. Que por las mañanas les encanta prepararse para los rayos del sol, o por la noche, para la frescura de la noche.

No sé cuánto hay de delirio y cuánto de realidad, pero importa poquito. Me gusta regalarles una alegría a las hojitas de mis árboles.