EL MAGISTERIO DEL AMOR

Juan Carlitos en Café de LunaLa noche fue especial. A pocos metros de la primera casa que habité, 47 años atrás, presentábamos mi libro más reciente, Aprendiendo a enseñar. Los caminos de la docencia. El sitio y el público me intimidaban. Fui habitual usuario del micrófono durante varios años, en auditorios universitarios, ante públicos estudiantiles o de académicos, pero encontrarme en un café y frente a amigos y familiares para hablar de un libro mío es algo distinto, radicalmente diferente. Lo sabía y lo supe hasta unos instantes antes de tomar el micrófono, en que me percaté que no tenía claro lo que quería, podía, debía decir. Sólo solté las primeras palabras y de a poco fui dejando los nervios, sin tener clara la carta de navegación del discurso.

La sesión transcurrió con emociones a flor de piel en todo momento. Ya en el camino lo sentía, y experimentaba las dudas y las reacciones que me envía el cuerpo en momentos de tensión. Se acentuaron con la espera en Café de Luna y luego cambiaron de tono, pero se intensificaron a lo largo de una fresca noche que se prolongó deliciosamente. Pero faltaba el momento culminante, más personal, íntimo.

En la vida mi magisterio no ha sido motivo de abundantes honores. El elogio más sentido ocurrió ese día. Su autor fue un niño de cuatro añitos. Al terminar la presentación del libro, luego de escuchar los comentarios, mientras regresábamos a casa me dijo emocionado: papá, yo quiero ser tu alumno, te prometo que me portaré bien.

Había llegado casi dormido por el viaje de media hora y el cansancio natural de la jornada. Así estuvo hasta antes de iniciar, pero despertó apenas cuando iniciamos y escuchó con más atención y agudeza de lo que podía imaginar. No sé cuánto comprendió, pero sintió orgullo y a mí me cimbró su petición.

La noche no podía ser más especial ni más intensa. Sus palabras, emitidas desde la parte posterior del auto me erizaron la piel. Lo abracé y le dije que él era mucho más que mi alumno, pero vehemente repitió su deseo. Aflojé la mandíbula y relajé el gesto, amparado por la noche y convencido de que aquel instante se quedará por muchos muchos años en mi memoria.

Comentarios

  1. 2A Gustavo Gómez Amezcua dice:

    To talk in front of a lot of people is a great challenge for anyone, and this feeling grows when you do it with those who you know and spend a lot of time wiht (just like friends and fimily), maybe because you want to do the things right so the can feel proud of you.
    As a son you always feel proud of our father, and when he makes something that is a big deal you begin to admire him even more.

  2. Iván Salazar Enciso dice:

    Aprovecho la oportunidad para de nuevo felicitarte. Aún no he terminado de leer tu libro, pero hasta donde voy, lo considero un texto casi obligatorio de leer para quienes pretendan o ya se inicien en la docencia.
    La forma en la que escribes y dejas muy en claro lo que significa e implica ser docente es estimulante y comprometedora, pero sobre todo dignificante.
    Saludos y creo que a lo largo de tu trayectoria, han existido muchos alumnos que han aprendido y se han emocionado con lo que escribes y compartes, sólo que no podemos saber qué tan bien se han portado! Saludos!

  3. Oscar Alfonso Romero Manzo 2B dice:

    Congratulations for your new book, and that words your son said makes every dad feel proud, well I think because im not dad, but that makes you know that your making a exelent work educating your son. (In my understanding).

  4. 2A Diego Padilla Morfin dice:

    *I think you know that part of your family wanted you to follow and very exciting.
    *It is also said that the most important preparation is not the level our study if we act every day.
    *The write something or make a project means that you want to leave something to the society is very good.
    *Someone told me you see that we want to do is not have a target if we want recognition only teach something.
    *The interesting thing about being a father is to have children well.

  5. 2A Alvaro Padilla Mendoza dice:

    Everybody have fear to talk in front a group, because we are susceptible to have nerves
    when we do a presentation or we talk in front a lot people but that is the price and the challenge for observing if really we are able and we have the valor to do this of a form good and to transmit the meaning from own ideas. But to do this in front to people you love and you respect is more different and special.

  6. 2A Edna Isabel Martinez Gomez dice:

    Sometimes speaking in front of someone you know is more difficult to do it in front of strangers, but I think it is awesome when people close to you see your work and commitment.
    The children will always be proud of their parents and ask them what is more amazing apaciona them.

  7. 2A Jose Carlos Gonzalez Ramirez dice:

    Your post is very sweet but talk about the love of the father to son and the lessons giving the life in every people in your son have much love in yours son and are feeling form heart.
    if the son can feeling proud of your father

  8. 2B Orlando Daniel Sotelo Cobián dice:

    Definitely talk to an audience is something that can get nervous at any time, is not as easy as we all imagine, and no matter how much experience you have, there is always a time when nerves betray you.

    I don’t have children, but I can understand the feeling of the moment when his son expressed a desire in this way.

    Success with your new student.

Deja tu comentario