Momentos irrepetibles

Apenas comienza el tercer cuarto pero el partido entre Cavs y Warriors dejó de interesarme en la pantalla muda del restaurante. La catástrofe del equipo de LeBron es imparable; su gesto de guerrero victorioso revela la impotencia de jugar, de nuevo en la final, batallas solitarias contra un rival que, con un poco de vértigo, mantiene o crece la ventaja.

Regreso a la mañana en el Centro Cultural Bicentenario de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí con pensamiento dividido. Por un lado, la tristeza por la fecha de nacimiento de mi madre me sumerge en un tobogán de emociones. Quizá por eso, la conexión anímica conduce a momentos de la conferencia que presenté y al comentario del primero de los asistentes que tomó el micrófono en la sesión de preguntas.

Intento rehacer el hilo de su discurso, pero como estela en el mar se disuelven fragmentos. Permanece lo esencial de su intervención: la emoción y la gratitud por lo que escuchó. Mis palabras, en la primera parte de la conferencia, lo zambulleron en situación vivida con un hijo al cual consideraban un fracaso, pero que una maestra con sensibilidad descubrió su gusto y habilidad para las matemáticas, hasta llevarlo a una olimpiada de conocimiento y ganarla. Me conmueve ahora recordarlo, atrás, de pie, con ojos húmedos y voz quebrada, cimbrando a varios en el auditorio silencioso.

Nunca podría imaginar que esa perspectiva, de no condenar el error y convertir al fracaso en una lección pedagógica, produciría aquella reacción. Agradecí su gratitud y la apertura a la intimidad familiar.

¡Me siento afortunado! Ligo lo vivido a otro momento igualmente maravilloso que había perdido y brotó de algún sitio ignoto donde lo almacenaba la memoria.

Cuando presentaba La escuela que soñamos ante un auditorio de maestros, desparramé elogios para las educadoras, a partir de la experiencia de mis hijos en su paso por el preescolar. Contada la experiencia, una maestra madura se levantó, agradeció y narró breve: estaba a punto de jubilarse, pero al escuchar las palabras con las cuales describí la vocación de las maestras (pasión, alegría, compromiso, generosidad, amorosidad), decidió que no, que esa tarde había reencontrado las razones por las cuales había elegido su profesión, que no renunciaría a la misión formativa.

Bebí un sorbo de la copa, miré a la izquierda la debacle de LeBron, ya en la banca, con la toalla en la cabeza, y decidí escribir los dos momentos, para compartir la enorme alegría que ambos maestros me regalaron, distantes en tiempo, geografía y circunstancias, pero que produjeron estímulos que dan sentido a la profesión educadora y me reconfirman (lo que no dudo ni en momentos de apremio), que la esperanza, como las ilusiones, son asideros para evitar el desencanto o la frustración en una tarea que, a veces, parece imposible.

San Luis Potosí, junio 8 de 2018

Deja tu comentario