¿Nos podemos tomar una foto?

Un poco cohibido, otro poco envanecido, me pregunto: por qué al final de una conferencia viene un grupo de personas y piden tomarse una foto; ¿qué las motiva? Después de plantearme la pregunta, digo: ¿por qué no lo preguntaste?, ¿una foto, para qué? El riesgo es evidente: cierto estupor y tal vez arrepentimiento en los interlocutores. ¿Para qué vinimos? Otra diría, o pensaría: les dije que no, que no valía la pena.

No intento más respuestas especulativas, aunque quiero pensar que es un gesto de gratitud, de fugaz afecto, de complicidad con las ideas, de simpatía. Así quiero interpretarlo esta noche, antes de cerrar el capítulo y volver la vista al camino que aguarda, a los proyectos en curso, a los compromisos inapelables, a nuevas tareas incesantes.

El hoy es pasado apenas lo escribo; el mañana espera y quiero alcanzarlo con actitud apropiada.

Deja tu comentario