Papá pirata

Repugnante, así califico la publicidad en los discos de películas infantiles para prevenir la piratería. Hace un par de noches escuché otra versión mientras mis hijos veían una película. El mensaje en todos los casos es muy parecido en las distintas versiones que conozco, aunque las variaciones de este último refinan la perversión sentimental. Como sabrán ustedes, o habrán visto, unos  niños (o sus madres) conversan y entonces descubren que uno de ellos tiene películas pirata; la burla es inmediata, de las madres y de los niños. El que ahora comento tiene un diálogo abominable: el niño objeto del escarnio justifica que su padre lo quiere mucho, y los otros, sin contemplaciones, le cuestionan en tono sarcástico, palabras más palabras menos: ¿por eso te compra películas de diez pesos o tres por quince?

Está bien combatir la piratería, por supuesto, pero el mensaje podría tener un contenido distinto. El cabrón que hizo el guión (el, ella, el grupo)  pensará, entonces, que el papá sí quiere a su hijito o a su hijita porque puede comprarle un disco original, y más amoroso todavía si es en 3D o blu-ray. Es decir, que el cariño se mide, a su juicio, por la cantidad de dinero que le invierte el padre. Y claro, los hijos lo están aprendiendo así en esta sociedad líquida, como le llama Zygmunt Bauman.

A mi me provoca nauseas el mensaje, y me asaltan un montón de preguntas. ¿Es así? ¿Es aceptable ese mensaje? ¿Y el padre que, pese a todo el amor del mundo, no tiene dinero para una película original? ¿Cuántos papás, queriendo a sus hijos, pueden comprarle una película original si ganan el sueldo mínimo o dos veces el sueldo mínimo, o viven de lo que venden en las calles? ¿Cuántos papás que no tienen empleo, o sus mamás, encargadas de la familia, pueden comprar una película original que cuesta, solo una película, lo que mucha gente gana en tres, cuatro, cinco días? ¿Y los padres desempleados que no ganan ni el sueldo mínimo?

No justifico la ilegalidad, pero sí creo que en muchos momentos (¿en nuestro contexto, siempre?) la legalidad está confeccionada a favor de algunos y de ciertas prácticas abusivas. No soy partidario de la piratería, pero menos, mucho menos de la explotación y de la usura de las industrias productoras de discos.  ¿Quién es el peor criminal?

Comentarios

  1. Gilberto Hernández Rodríguez dice:

    Según mi maestro de Filosofía, Dr. Gabriel de la Mora, es una regla básica de moralidad que “EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS”, porque no es lícito hacer un mal, aunque de él se derive un bien…

  2. Jorge Caballero 1 D dice:

    I think the prices of the original movies are excessive.
    For that reason people with poor wages, has the unique option of buying the least expensive. Well, I do not support piracy. But I think the price could be more accessible in the original movies without affecting the industry.But the type of anti-piracy advertising here described, is a social pollutant.

Deja tu comentario