Coincidencias extraordinarias

Mis conocimientos estadísticos son elementales. La enumeración de ignorancias podría resultarme abrumadora. Desconozco, por ejemplo, la probabilidad de encontrarse con una persona en un espacio geográfico de varios millones de habitantes, como Ciudad de México. De encontrarse, preciso, sin proponérselo, sin acordarlo, sin saber en qué coordenadas se mueven uno y otro.

Supongo que la respuesta podría elaborarla con relativa facilidad un experto en estadística, pero lo que parece menos probable es que el azar coloque a dos personas en la misma alcaldía, colonia y calle, sobre la misma acera, a la misma hora, minuto y segundos.

El azar me regaló ese privilegio el lunes por la tarde. Caminando de regreso al hotel, distraído, cansado y con la cabeza puesta en las actividades para cerrar el día, una cara familiar, sonrisa franca y bondadosa me distrajo de las fabulaciones. Era José de Jesús, un colega y amigo a quien no veía desde diciembre del año anterior. Nos encontramos de frente en la misma colonia, calle, acera, hora, minuto y segundos. Sonreímos por la fortuna y conversamos unos minutos mientras al lado pasaban absortos muchos transeúntes, varios con audífonos, otros tantos con la vista fija en las pantallas de sus teléfonos. Nos despedimos afectuosos y nos prometimos continuar la conversación telefónica que habíamos interrumpido tres semanas atrás.

Seguí caminando mientras la noche comenzaba a caer, sonreí y me prometí compartir esta coincidencia afortunada.

Deja tu comentario