ASÍ CAMINÓ EL SÁBADO

Sábado de lectura y escritura, aunque no solo, como sería deseable en el ser más egoísta. Es día también de tareas domésticas acumuladas o habituales. De descansar de una primera semana laboral con clases, que, aunque no se sufran, sí dejan un poco más cansancio del natural.

Pasé la mañana leyendo Democracia y universidad, libro editado por la Universidad Complutense de Madrid con la conferencia presentada por José Saramago en el Foro Complutense. Leo unos párrafos, me detengo, tomo notas, marco con resaltador amarillo, escribo en la computadora y reinicio el ciclo, una y otra vez, así, hasta que se me agota el tiempo. Con el resultado de este ejercicio prepararé mi próximo artículo periodístico. He dado con el nombre correcto, el único que podía tener: La universidad de Saramago.

También escribí un par de cuartillas que continúan la historia de aquel hombre maduro, aprendiz de escritor que, sentado frente a la ventana, escribe mientras observa caer las hojas de las flores de las jacarandas plantadas frente a su casa. Y aunque no las observe, igualmente caerán. Es una historia de la cual aparecen algunos trozos más o menos claros, que de a poco se va escribiendo y que no tiene prisa ni impaciencia.

Poco después del mediodía dejé que youtube me ofreciera un video a la medida de mis intereses. Aparecen opciones distintas, algunas no las entiendo. Elijo uno de la televisión pública argentina, de su serie Presidentes de Latinoamérica. Se llama “José Pepe Mujica. Filosofía de vida”. Es una entrevista del entonces presidente con el político y académico Daniel Filmus. Imperdible, excepcional, y podría agregar más juicios. Los ahorro. Me quedo con las muchas ideas y las provocaciones tan cotidianamente sencillas que nos deja siempre Mujica. Con sus ideas rumiaré el resto de la tarde.

Entre paréntesis. No puedo dejar de sentir envidia por los argentinos. Porque ellos tienen la posibilidad de una televisión distinta, alternativa. Lo he escrito antes: también tienen basura, mucha, de chismes de artistas y futbolistas, pero hay alternativas. Nosotros tenemos mucho de uno, casi nada de lo otro.

Y así caminó el sábado.

Deja tu comentario