¿CABECITAS LOCAS O CABECITAS CONFUNDIDAS?

¿Qué sucede con nosotros a fuerza de hacer del “Me gusta” en Facebook una herramienta tan cotidiana como lo fue en otros tiempos un cuaderno, un lápiz, la calculadora, una máquina de escribir?

¿Es inevitable el automatismo a que nos conduce la repetición incesante?

Ayer por la tarde, poco antes de subir la página de mi Diario, recibí un mensaje que me transcribía la nota de un medio que se autoproclama informativo y de análisis político. Con cierta prolijidad describía un hecho acaecido en Tecomán (Colima) poco menos de dos horas antes, con una abundancia inusual en estos casos, en tan corto lapso.

La noticia era la muerte de un estudiante golpeado salvajemente por sus compañeros preparatorianos, mismos que, según la nota, ya habían sido detenidos. Lo creí y me conmocionó. Escribí sobre ello y poco antes de publicarlo, una advertencia me detuvo: ¿y si es falso?

Era falso. Totalmente falso. El medio electrónico de marras había mentido, por dolo, costumbre o ingenuidad. Ninguna de las agravantes me parece disculpable. Los medios y su ética (uno supone que alguna deben tener) no deben confundir noticias con rumores, no pueden publicar sin contrastar, sin cotejar, sin verificar.

Hoy la nota no está en el sitio que consulté en Facebook, fue borrada, después de haber provocada una avalancha de comentarios indignados que clamaban pena de muerte y otras lindezas.

Si la nota me conmovió por un instante, me irritó ver la cantidad impresionante de “Me gustas” que tenía la nota. ¿Qué le gustaba a la gente? ¿Cómo se interpreta darle “Me gusta” a una nota tan desafortunada?

¿Qué nos pasa? ¿Hemos perdido la distancia entre la realidad y la pantalla? ¿Suponemos que la pantalla es la realidad? ¿Tenemos la cabeza confundida, o los sentimientos, o es que así razonamos y sentimos ahora?

Comentarios

  1. Federico dice:

    Realmente está seguro que no es verdad o solo se dejó llevar por que ya no vio la nota en el medio que menciona? Y que tal si lo borraron para ocultar el hecho?

Deja tu comentario