Canción para un sin-memoria

Escrita al ritmo de “¡Al ladrón, al ladrón!”, de Joaquín Sabina.

 

Parece, por lo que escribes,

que sigues preparando posiciones

rumbo al poder.

 

Parece que no eres más

aquel funcionario, de cuello blanco

y alma de autista.

¡Qué buenos tiempos los del ayer!

 

Parece, por lo que escribes,

que has olvidado aquella memoria,

¿valores?, eso no creo

tú no tenías, ahora se ve.

 

Parece, por lo que exhibes,

que tus textitos huelen a pólvora

cual gatillero, como coimero,

como pequeñoburgués.

 

Tú nunca fuiste de compromisos,

de rebeldías, de indignación,

lo tuyo, público ya,

era tirar, para cosechar

una chequera, otras prebendas,

aplausos, una nueva nómina

y ¡al diablo la dignidad!

Deja tu comentario