CARTA A UN DIPUTADO

Mire usted, habrá unos que sí,

habrá otros que no le votaron

pero todos somos sus representados

es decir, es usted nuestro mandado

y si usted nos representa, venga a preguntarnos

como cuando pidió el voto muy sonriente

y si no viene, entonces, léanos en redes sociales.

 

Usted lee las noticias, está avispado

se entera para el buen desempeño de su oficio

eso creemos

o para eso se les paga muy bien.

 

Habrá leído lo declarado por el señor gobernador.

El horno arde

es hora de tomar decisiones en serio

para que no nos suceda de nuevo

para cambiar de verdad

para que en Colima haya menos pobres y más seguridad

no solo en espectaculares pagados con recursos públicos

no solo pagando a quienes escriben bonito de los milagros oficiales

no solo con premios de oropel a la magnanimidad del gobernante.

Si entendí el mensaje de las urnas en las pasadas campañas

todos queremos el cambio en Colima.

A ustedes les toca una buena parte.

Ustedes pueden comenzar una nueva etapa.

 

No le diré lo que dijo el gobernador, lo sabe usted

¿O se lo resumo?

Confesó que su gobierno está en crisis

que hace varios años comenzó todo

y ustedes no se cansaron de aplaudir como focas

-eso de las focas se lo copio al gobernador de Morelos-

que hubo malos manejos

que contrató malos funcionarios

que no hay dinero

que la deuda no para de crecer

que dejó a mil sin empleo y afectó mil familias

y otros miles serán afectados

¿Lo leyó o le aburro?

 

Mire usted, habrá visto que los empresarios se unieron

que calificaron la declaración del gobernador

dijeron lo que también nosotros

sus mandados que lo mandan

-y si no le gustan los términos

reclámele al filósofo Savater, que eso dijo en Colima

cuando vino a la UdeC-

¿Se lo cuento o ya lo sabe?

Pues sí, que no suceda más

y que ustedes son parte por omisión

 

¿Es mucho pedir que nos expliquen qué pasó?

¿Entonces?

¿Por qué se niegan las averiguaciones a que obliga la decencia?

 

Mire usted, señor, señora diputada,

la democracia no es obediencia ciega

la democracia obedece a la conciencia.

Ya no vale el «caso cerrado».

No más borrón y cuenta nueva.

Somos ciudadanos, no súbditos de su tribu.

 

Como suele decir Federico Mayor Zaragoza:

en las democracias, no solo se cuentan los votos

cuentan los ciudadanos, su opinión.

 

¿Lo van a entender o esperamos a nuevas elecciones?

Comentarios

  1. Arturo dice:

    El principal solapador es diputado plurinominal. Estos legisladores, al asumir por esta vía la curul, nunca los he considerado como representantes del pueblo. En esencia representan al partido, más nunca al electorado. La sonrisa socarrona que a diario porta el legislador oriundo de Coquimatlán es muestra inapelable del cinismo que le otorga la impunidad.

  2. arthur edwards dice:

    Acertado

Deja tu comentario