Jugando a las palabras con el Diario

Y cada loco con su diario.

Cuando desperté, el diario seguía aquí.

El diario justifica los medios (y los fines). ¿O viceversa?

Penélope con su diario de piel marrón.

Solo es peor el diario no escrito.

Entre diarios te veas.

No hay diario que dure cien años.

Nadie es profeta en su diario.

La escritura de un diario puede ser un ejercicio de fatuidad. O no.

Todos traemos un diario consigo. Unos lo apuntan, otros lo viven y escriben, la mayoría pasa de largo.

¿Cuántas palabra caben en un diario?, ¿y cuántas ilusiones?

El diario puede ser registro de hechos o anuncio de otros. O crónica y anuncio.

Deja tu comentario