LECCIÓN DE KRISHNAMURTI

Jiddu Krishnamurti, el sabio hindú, entre muchas, muchísimas lecciones, enseñó que “No es saludable estar adaptado a una sociedad profundamente enferma”.

Le creo. Más: estoy cierto que es así.

Rebelarse a la adaptación en una sociedad enferma es síntoma de salud. Significa renunciar a la inevitabilidad del nada puede cambiar, del todo será así por los siglos de los siglos (amén), del mejor callar.

Esa adaptación significa negar nuestra capacidad de transformación, la capacidad de evolución del ser humano; reconocer que el mundo no es, que está siendo, como demostrara otro viejo sabio, Paulo Freire.

Aquel pensamiento parece tan simple, pero su profundidad desafía la lógica de quienes alcanzaron una condición de bienestar, o a quienes se resignaron a la fatalidad por designio divino o porque los sátrapas que dirigen habitualmente no permitirían una inversión del estado de cosas.

Decir no a una sociedad enferma me parece uno de los actos más dignos de la especie humana.

Decir no en una sociedad violenta, empobrecida, injusta, mal educada o corruptamente gobernada, es un acto urgente.

Decir no es un acto de dignidad frente a la intolerancia, el cinismo, la frivolidad, la perversión, el autoritarismo.

Decir no y reiterar el sueño posible de una ciudadanía distinta y otra sociedad.

Comentarios

  1. 1J Saraí Jacqueline Mojica Torres dice:

    1. – I Agree with you.
    2.- Many times we are afraid to say no to certain things that we know are wrong.
    3.- I really like what he’s talking about society and relate it to what I live for .
    4.- All around us , and what we hear or see .

Deja tu comentario