MÁS DEL SANTANDER

El atraco cometido por Banco Santander en mi contra el fin de semana ha sido temporalmente reparado. Se abrirá una averiguación y en un mes determinarán la procedencia efectiva del reclamo. Por ahora, el dinero yace donde debería, con la sombra de la infamia todavía rondando.

Agradezco las infinitas muestras de afecto, solidaridad, encabronamiento compartido y buenas intenciones recibidas en las horas infaustas. A juzgar por la cantidad de casos y cosas que leí, somos muchas las víctimas, y más con las que vienen. Por suerte, creo que hay un empate técnico entre los bien recompensados y las injusticias consumadas. Ojalá el árbitro que dirima el empata no sea tan “políticamente correcto” como el órgano electoral del estado de Colima, y se dedique a hacer justicia sin compasiones ni poses.

Debo confesar que en todo momento, desde anoche, las dos personas que me atendieron vía telefónica en Banco Santander fueron un mar amabilidad y atendieron solícitamente mis preguntas. Si en sus manos está el destino de mi recurso, puedo dormir tranquilo. 

Deja tu comentario