PEQUEÑOS OFICIOS, GRANDES PERSONAS

Hace un par de meses, poco más, llegó a nuestra colonia Miguel Ruiz, para ser uno de los dos vigilantes a quienes pagamos los residentes. De trato sencillo y fácil de palabra, lo vemos hacer sus rondines en distintas hora del día y al paso en la moto saludar con su seriedad amable.

Este fin de semana Miguel nos invitó a una jornada dominical para desbrozar y arreglar un espacio público descuidado, probable foco de infecciones, enfermedades y fauna urbana, propicio para actos no sanos a la convivencia, desde pandillerismo o drogadicción, hasta cosas más delicadas, especialmente contra niñas o adolescentes. La cosa no era tan grave, no era grave, para que se me entienda, pero podía serlo y no debíamos esperar a la fatalidad.

De inmediato dijimos que sí en casa, aunque el mismo día había una convocatoria para reforestar un predio en mi pueblo. Optamos por comenzar aquí.

La iniciativa, me enteré después, es de la organización del barrio. Son loables, necesarias y tenemos que repetirlas consuetudinariamente. Pero Miguel es uno de sus impulsores decididos; ayer lo vi ya en la faena, limpiando otra zona pública descuidada con su machete.

Miguel sabe, porque lo leyó, lo estudió o lo intuye, que la seguridad en las colonias, en las calles, en las ciudades y pueblos es tarea de todos, y antes que lanzar policías con patrullas y costosos equipos, lo que necesitamos es propiciar las condiciones para otra clase de convivencia entre los vecinos. Y si no lo hacen los gobiernos municipales, que es su tarea, debemos mostrarles el camino y exigirles.

Miguel y todos los que creemos que la seguridad no es un tema policíaco sino socioeconómico, cultural y educativo, debemos apoyar y organizar estas cruzadas. Debemos recuperar la propiedad de los sitios públicos, dejar que sean el territorio de lo impune, de los malosos, de los delincuentes, y hacer de lo público el espacio más natural donde extender nuestra habitación.

Miguel dice, y otra vez acierta, que si logramos tener limpio ese espacio hoy solo cubierto con maleza y basura, él podría avisarnos a los padres a qué hora estará allí para que los niños salgan a jugar, bajo su vigilancia, la de sus abuelos o nosotros. Entonces, el paisaje será distinto, y la sonrisa de los niños ocupará el lugar que también necesitan para desarrollarse, y no solo frente a la televisión.

 

 

 

Comentarios

  1. 1K David Alejandro Alvarado Villa dice:

    1.- Maintaining a public space in good condition is the first step to prevent unlawful acts.
    2.- Security is for all people.
    3.- The initiative to be clean and tidy should start at home with the children telling them to order her room also will develop a habit.
    4.- People should not expect the authorities to send staff for cleaning of public areas.

  2. 1E Noel Gabriel Camacho Cardenas dice:

    1.the public spaces must not only be maintained by the government. It is our obligation to care and respect.
    2.even there people are aware of how important it is to look after the place where play our families.
    3.Miguel is not just a duty, it is a responsible citizen.
    4.is time for us to act like miguel have to devise and apply in our communities is you should we care for our loved ones.

  3. 1E Rogelio Oseguera de la Cruz dice:

    1. I think that with an education like that in Mexico we would have more progress in that regard.
    2. Making the teachers give good classes and not doing strikes the students would have more knowledge.
    3. Using the mentality that walt disney uses in his university would help a lot of mexican universitys.
    4. Also going over the homework would make the learning much better since not many students do it right and teachers don’t grade them properly.

Deja tu comentario