VERGÜENZA, MEDIOCRIDAD, RENUNCIA

Nunca había leído una línea escrita por Baltasar Garzón, el famoso y controvertido juez español que instruyó, entre otras relevantes, la causa contra Augusto Pinochet.

Esta mañana leí su texto “Reaccionar para avanzar”, incluido en Reacciona, el libro colectivo del que escribí ayer.

El comienzo es tan simple que me impactó: “Alguien ha dicho que nos ha tocado vivir los tiempos de la vergüenza, la mediocridad y la renuncia”. La oración es simple; la realidad que exhibe, contundente. Luego, pasa a explicar cada uno.

“VERGÜENZA por el abandono de unos principios que nos deberían ayudar a afrontar y superar los retos de una crisis económica fabricada por un capitalismo rampante…”

“MEDIOCRIDAD, porque se ha desarrollado una visión alicorta de la situación política, social y económica en la que todos tratan de destruirse escupiéndose necedades a la cara, pero olvidando tomar decisiones consensuadas en beneficio de los ciudadanos”.

“RENUNCIA, porque, culpablemente, todos, en un escenario de corresponsabilidad, estamos consintiendo y propiciando esa situación sin desarrollar una exigencia firme, sosegada y definitiva de rendición de cuentas a la sociedad y sin participar para que la situación cambie”.

Si alguien sigue estas líneas, dejo la invitación a reflexionar en las palabras de Garzón. Y si no, con lo escrito es suficiente, pues yo sí quiero revisarlas a la luz de que hoy nos pasa en México y Colima.

Comentarios

  1. arthur dice:

    Al grano……no pueden admitir que las políticas de casi tres décadas no han producido bienestar para la gran mayoría de gente. En este momento, con la devaluación actual, ganamos menos dólares que en 1985 cuando me vine a México y cobré mi primera quincena sin “estímulos”, y eso que soy “afortunado” y tengo nivel 4 (antes tenia 7 u 8). Cuando calculamos el valor adquisitivo actual, devaluado por 30 años, gano cuando mucho un 60%, en cuanto en términos de poder adquisitivo. Sin embargo, debo estar agradecido porque sigo ganando muchísimo más que la gran mayoría de mexicanos. Vergüenza!

Deja tu comentario