Antídoto contra la frivolidad

Cuando nacía la entrevista y pujaba por hacerse un espacio como género periodístico respetable, las críticas era fuertes, pero también las razones que la alentaban.

En Londres, en 1884, Thomas Smith, diácono congregacionista, fundó Great Thoughts, y contrató a Robert P. Downes, ministro wesleyano, como editor. La revista, se cuenta en Las grandes entrevistas de la historia. 1859-1992, era semanal y contenía ensayos, crítica de libros, reseñas, novelas de carácter ético publicadas por entregas y entrevistas.

De la intención de publicar entrevistas, Downes declaró varios años después: “Me sedujo la idea de que no sería mala cosa hacer llegar hasta mis conciudadanos fragmentos de la literatura más pura y ennoblecedora a un precio asequible… También deseaba aportar un antídoto contra la basura, la frivolidad y la degeneración que se ofrece al público”.

Sería insensato declarar que la cosa no cambió en todos estos siglos, pero es evidente que todavía se siguen prodigando basura y frivolidad a manos llenas, con entrevistas incluidas, o su generoso aporte.

Deja tu comentario