Ataques inauditos

Lo poco que sabía sobre ataques con ácido a mujeres era escalofriante, pero sucedía muy lejos de aquí. Lo lamentaba, pero bendecía vivir en otra esquina del planeta.

El caso de una joven saxofonista en Oaxaca, María Elena, me llevó a leer algunas notas y abrir los ojos a una realidad crudamente próxima.

Según leo, en distintos puntos del mapa nacional han ocurrido y aumentan.

Con la locura desatada en el clima de crispación que vivimos, me atemoriza que se instalen entre nosotros por la facilidad de cometerlos y la impunidad que nos asfixia, por la manera tan barata en que se cotiza dañar a otros, con motivos a veces superficiales.

María Elena fue agredida hace varios meses; dice la prensa que hay pruebas, acusado, y no ha pasado nada con la justicia, entre otras razones, porque no existe el delito como tal.

Como decía el clásico personaje de Héctor Suárez: ¿qué nos pasa? O un ciudadano medianamente indignado: ¿qué maldita sociedad estamos creando?

Deja tu comentario