Cocodrilos en los diccionarios

Anoche dormí temprano y desperté una hora antes de lo habitual. Creí que era buen momento para comenzar la faena. Abrí el libro de Natalia Ginzburg, Las tareas de casa y otros ensayos, pero cambié de opinión. Hace algunas semanas me espera una obra con expectativas altas: Cocodrilos en el diccionario. Hacia donde camina el español, del Instituto Cervantes; otra recomendación de Rubén Carrillo.

Empecé y disfruté las primeras 40 páginas. Siendo de tal autoría, solo cabría una escritura magistral, además, con buen humor y lenguaje accesible: “El estilo de la exposición trata de ser ágil y desenfadado, evitando los tecnicismos o explicándolos cuando no hay más remedio que usarlos. Hemos procurado simplificar, pero siempre sin mentir y dejando que el humor endulce la tarea de escribir un libro a cuyos destinatarios sentimos cerca, pero nos son desconocidos”.

El libro se divide en cuatro partes: la primera para la fonética, esto es, la pronunciación y escritura; la segunda, de la gramática; el tercero, vocabulario, y el último, las manifestaciones concretas del habla.

Seguramente volveré a este Diario para contarles algunos de los aprendizajes que espigue entre las páginas de Cocodrilos en los diccionarios.

 

 

Deja tu comentario