Días de fiesta

-¡Papá, papá!, gritó excitado mi hijo corriendo hacia la mesa donde trabajaba.

-¿Qué pasa? Lo miré apenas cruzar la puerta. Estaba emocionado.

-Estoy escribiendo un cómic y ya lo voy a imprimir, pero me faltan dos hojas; ¿tienes?

-Claro. Me paré y fue conmigo, hacia el sitio donde se almacenan.

-¿Y por qué hiciste un cómic? Le pregunté.

-Es que pensé: tengo una computadora, estoy leyendo unos cómics, tengo unas ideas y dije: voy a hacer el mío. ¿Qué te parece?

-¡Genial!

-¿Te gustaría verlo?

-¡No me gustaría, me encantaría! Sonreímos.

-Cuando lo termine, te llamo.

No aguanté. Subí a su cuarto. Lo vi en la computadora. Me sorprendió todo. Su emoción, la concentración y la habilidad para recortar imágenes que ilustraran su cómic de Batman y Robin. No lo distraje. Lo felicité, besé su cabeza perdida entre un sombrero negro, y salí sigiloso de su cuarto en penumbra. No he visto su historieta, todavía. Es la número 1, dice, así que pronto tendremos otras. Ojalá.

 

 

Deja tu comentario