Fin de cursos

El jueves pasado tuve mi última clase del semestre escolar en la Universidad. La semana siguiente los alumnos prepararán su trabajo final y lo presentarán ante su maestra de Práctica pedagógica y conmigo.

Es el momento de balances. El mío es satisfactorio. Siempre hay manera de mejorar lo que hacemos: eso pudo ser distinto, pude cambiar ese tema, incluir una actividad o una lectura allá. Siempre. De la revisión crítica saldrán propuestas para la nueva ocasión.

Luego de tres años en que estuve más concentrado en las tareas del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, este semestre volvió a la docencia con alegría y asumiendo el desafío de impartir un curso inédito para mí, de una práctica que desarrollé durante dos décadas: la gestión educativa. Tenía ganas de un curso así, para compartir experiencias e intenciones, para incursionar con los estudiantes en un campo urgido de visiones frescas, de renovados compromisos, como la conducción de las escuelas.

Disfruté la experiencia y creo que logré aprendizajes en el grupo, de la misma forma en que estoy seguro de los aprendizajes que me sembró el semestre y las relaciones pedagógicas.

En la semana también se presentó en un seminario de avances la primera de las tres tesis que elaboran los estudiantes del último grado; la próxima semana será turno de las restantes. De todas también he aprendido por el nivel de avance y porque los temas profesionalmente me interesan mucho.

¡Un fin de cursos mejor de lo que imaginé en mis buenos pronósticos!

Deja tu comentario