Historias paralelas: la reforma de la reforma

Cenaba con un grupo de queridos amigos, excolaboradores en el Instituto, cuando me distraje en Whatsapp, y luego Twitter me reconfirmó: la discusión de la reforma a los artículos 3º, 31 y 73 no fue aprobada en los detalles, por la ausencia de tres senadores de Morena y afines. La nueva reforma educativa se quedó a un solo voto y debe regresarse a Cámara de Diputados.

Para un lector la cosa podría ser anécdota curiosa, o poco menos, pero para el partido gobernante un duro revés, que les consumirá más tiempo y negociaciones para aprobarlo y anunciarlo en la fecha del día del maestro. Los tres senadores, exhibidos de forma inmisericorde por ellos mismos, pasarán una noche negra, supongo, pero es irrelevante.

Lo sucedido me llevó en extraña asociación a Historia del cerco de Lisboa, la novela de José Saramago que cuenta la jugada traviesa de Raimundo Silva, revisor de pruebas editoriales, quien introduce un “no” en libro de título homónimo, y con esas dos letras cambia la versión contada de la historia portuguesa, asentando que los Cruzados no ayudaron al rey portugués en el sitio de Lisboa. El hecho de R Silva, detectado por los directores merece una reprimenda primero, luego, una incitación a escribir otra historia del sitio de Lisboa.

Mientras volvía a casa, en el auto, pensé que estos accidentes de la condición humana, como el hambre feroz o un estómago descontrolado, podrían cambiar, así nomás, la historia de una ley, una reforma, un país. Y mientras las grandes páginas podrían escribirse con debates legislativos intensos, la realidad podría haberse resuelto en una taquería o en la taza de un baño en penumbras.

Deja tu comentario