Licenciaturas Mickey Mouse

En cadena española leo una situación que podría parecer simpática si no fuera una denuncia dramática. Una estudiante, Pok Wong, tomó el curso de “Estrategia en negocios internacionales” en la Universidad Anglia Ruskin, cuya dirección principal se asienta en Cambridge.

Decepcionada de la que, juzgó, mala calidad de la enseñanza, denunció a la universidad por “incumplimiento del contrato y tergiversación fraudulenta”, dado que no es, como profesa, un “centro de excelencia reconocido”.

El hecho ocurrió en 2013. La señorita Wong obtuvo su título, pero, dijo: “es un título de Mickey Mouse”. Y advirtió que las universidades deberían tener más cuidado con sus promesas.

El litigio culminó con un acuerdo entre Pok y la Universidad, mediante el cual recibirá como compensación 70 mil euros.

Algunos suponen que la victoria de la estudiante podría ser el punto de partida para que otros realicen maniobras legales semejantes y denuncien a sus universidades por faltar a sus promesas de “alta calidad en la enseñanza”.

No quiero hacer comparaciones odiosas, ni entre alumnos, maestros o universidades. Solo quería consignar el hecho en un día donde me hacía falta encontrarme con un gesto de digna indignación.

Deja tu comentario