¡Muchos días de estos!

Una decena de meses de trabajo, más o menos, dediqué al proyecto que tenía como título en mi computadora EDUCACIÓN EN COLIMA Libro. Ahí guardé y conservó los primeros apuntes que intercambié con Salvador Silva, los borradores iniciales, las versiones que corregí, los documentos regresados por los autores, hasta las varias pruebas que hicimos con la editorial para consumar el proyecto y darle el visto bueno a la impresión.

La tarea resultó extenuante en algunos momentos, sin pausas entre martes o domingos, puentes o vacaciones. Fue una obra colectiva en muchos sentidos, con los autores en algunas etapas y con Salvador Chava Silva en todo momento. Nuestros teléfonos, whatsapps y correos son testigos del intercambio.

El proyecto valía la pena y tenerlo claro ayudó a aguantar los momentos aciagos: retrasos de los autores, dilación personal en la devolución de borradores, dudas sobre detalles editoriales, la mejor portada, la espera eterna para tener el libro en las manos, entre otras cuestiones que hoy solo provocan autocompasión.

Todo eso quedó ya guardado. Hoy presentamos el libro en el marco espléndido del Congreso Internacional organizado por el Instituto Superior de Educación Normal de Colima, en el mejor escenario que podíamos tener para compartir a la comunidad educativa, sobre todo colimense, nuestro trabajo colectivo.

El libro Colima: avances y retos. Educación empezó a moverse, ya está en las manos de otras personas, ante los ojos de los interesados. Ojalá, para cada uno, haya valido la pena estar con nosotros en el Salón Firenze y los pesos que pagaron. Ojalá.

Deja tu comentario