Objetividad periodística, realidad funesta

Mi diario se alimenta hoy de noticias frescas. No son edificantes, pero no es mi responsabilidad, solo doy fe.

En el periódico Reforma aparece en portada una foto y pie elocuentes: Regreso a clases… y armados. ACAPULCO.

La fotonota informa [sic] que el regreso a clases fue custodiado por el Ejército, montando guardias permanentes y con patrullajes.

Excélsior precisa: ocurrió en 293 escuelas de todos los niveles educativos.

La Crónica es más puntual todavía: solo en Ciudad Renacimiento, periferia de Acapulco.

El mismo hecho, distinta interpretación, o variedades. Lo funesto: que maestros y niños lleguen a escuelas potencialmente inseguras, irrespetadas por la delincuencia. ¿O por quién?

Deja tu comentario