Tarde de sábado

1. Decía Rene Lavand, el extraordinario ilusionista argentino, que la siesta tenía como recompensa o corolario un doble amanecer. No soy asiduo a la práctica, pero hoy me rindió el cansancio de la jornada y la semana de fatigas causadas por la condición de salud que no termina de llegar al cien por ciento.

Tuve pesadillas y desperté con el cuerpo sudado, por el calor y los sueños inquietos. Pasados los minutos de reconocimiento del día y hora, me levanté con pesadez y fui a la regadera. Recordé a mamá cuando el agua bañó el cuerpo. Estaba fresca, casi fría. Cerré los ojos para continuar el recuerdo. El agua fría amansa a los locos, decía riéndose, cuando le reclamaba por un poquito de agua caliente para el baño en las tardes frías de mi pueblo. Bañarse así era común, y se me volvió hábito cuando vine a vivir a Villa de Álvarez. Solo un tiempo interrumpí esa costumbre, hasta que con rubor me descubrí esperando que saliera el agua caliente mientras el termómetro rebasaba con facilidad los 34 grados. Desde entonces, cada vez que voy al baño, la recuerdo con la misma cantaleta y su sonrisa, a la que ahora acompaño de otra, gozosa por el aprendizaje y la delicia del agua refrescante. No sé si es verdad que el agua helada aplaca la locura, sé que la mía sí se atempera, y se dulcifica en el recuerdo amoroso.

2. Hoy tuve mi segunda clase de francés en la Facultad de Lenguas Extranjeras. Me sentí más cómodo. Tenemos un excelente profesor, jovencísimo, pero con estupendos dotes para el oficio. Llegaron seis nuevos compañeros. Todos podrían ser mis hijos, pero parece no incomodarles la presencia adulta. Hoy confirmé lo que intuía, creo: los diccionarios, en este caso, español-francés, son cosa del pasado. En los celulares está casi todo y un poquito más.

Deja tu comentario