Tarde oscura

Mediodía sombrío. Alejandra, colaboradora en la Dirección del Instituto en Colima nos transmitió un mensaje fúnebre procedente de Tabasco: murió Martha Ruth, quien fungió como directora del Instituto en aquella entidad. Justo unas horas después de las maniobras en el Senado para imponer a los integrantes de la Junta de Gobierno y el Consejo Técnico. ¡Un golpe anímico sobre otro!

Con Martha Ruth no forjé amistad cercana. Nunca tomamos un café ni compartimos la hora de los alimentos en las muchas horas que pasamos juntos en las reuniones de directores. Siempre, sin embargo, me causaba admiración verla ingresar a nuestras sesiones, con dificultades inocultables para trasladarse, el ánimo siempre en alto y la energía rebelde contra lo que consideraba injusto.

Es una pérdida dolorosa, una tristeza que inunda las emociones desde la respetuosa relación que sostuvimos. En casa observo esta noche una bolsa de viaje que me regaló en navidad, con un simpático changuito que de inmediato cautivó a mi hijo y se la apropió. Pensaré en ella y esperaré que descanse para siempre en paz.

 

Deja tu comentario