Terapia intensiva

Después de pasar una Semana de Pascua como en montaña rusa en la Ciudad de México, laborando en el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, en esta volví a experimentar algunas sensaciones semejantes, en sentidos iguales y contrarios. Aquellas jornadas en Barranca del muerto fueron frenéticas, inéditas, lindas; también desoladoras, contradictorias, desconcertantes; esta última ha tenido alguna semejanza en la intensidad del sube y baja emocional.

Ayer tuve una tarde especial, presentando un libro en escenario que jamás imaginé: el Congreso del Estado. El autor de uno de los capítulos, medio enfermo pero feliz, me describía por teléfono sus sentimientos por lo experimentado. No tuve tiempo de disfrutar la experiencia; debía preparar un proyecto para presentar en mi curso de francés hoy. No terminé, aunque intenté todo lo posible.

Hoy, cuando salí de clases, revisé la agenda y entendí que no había tiempo para el ocio. La siguiente semana debo impartir una conferencia y un taller a profesores de preparatoria en la Universidad Autónoma de Yucatán, así que debía afinar los materiales que utilizaré.

Solo a mediodía, involuntariamente, me quedé dormido luego de una larga reunión, tirando por la borda, impensadamente, una reunión con mis compañeros de generación de la carrera universitaria. Desperté tarde, con pesar y como sedado. Vine a mi mesa para retomar los documentos de Mérida y encontré una llamada perdida. Uno de mis más queridos colegas me buscó; no suele hacerlo así, ni en sábado. Le devolví la llamada de inmediato y quise bromear con el saludo, como habitualmente; su tono me heló. Su mamá, a quien vi apenas hace unos días de pie y jovial, de compras, está en terapia intensiva. Respiré hondo, preparé un café y tomé rumbo al hospital, apenas con tiempo de contarles mi pesar y desear que, quienes puedan, recen por nosotros esta noche.

Deja tu comentario