Aprende en casa: la nueva versión

He visto una parte de la conferencia vespertina del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán. El tema era el ingreso a la educación superior. No había querido seguir las anteriores, por exceso de trabajo y ausencia de ganas de perder mi tiempo.

Hoy no me llevé ninguna sorpresa. Sigo pensando, sin mala leche y con pesar, que el secretario no sabe mucho de educación, más allá de algunos discursos o fragmentos que repite y repite y repite. De los tres oradores, la directora de Educación Superior, de apellido Rodríguez Armenta, me pareció la más sólida, es decir, la única, por el manejo de conceptos, aunque tanta genuflexión me parece innecesaria.

Espero que nadie venga a discutirme que para ser secretario de Educación no se necesita saber de educación, o que sólo con ser honesto es suficiente. Si vienen, con argumentos razonables, sin imbecilidades.

La estrategia que anuncia el gobierno federal es, lo digo con ganas de equivocarme, más de lo mismo. Muchas palabras en discursos sosos y poca sustancia: ¿cuánto dinero va a destinar la SEP para apoyar a las universidades e instituciones públicas que aceptarán más estudiantes? ¿Va a pagar la SEP más profesores, capacitación y equipos y materiales?

No nos equivoquemos: aceptar más alumnos en las universidades e instituciones sí requiere inversiones, si pretendemos una buena educación en un contexto donde la desigualdad quedó al descubierto. De lo contrario, nos comeremos la vieja receta del peor régimen mexicano: llenar grupos de alumnos y sentarlos frente a un profesor o, esta vez, frente a los locutores de las televisoras y los maestros que les acompañen.

Deja tu comentario