¡Bienvenido el fútbol!

Sin buscarlo, a la hora de la comida, encontré en la tele el partido del regreso de la liga española de fútbol. ¡Y qué partido! Claro, en otras circunstancias. Jugaron Sevilla y Betis, el clásico de la capital andaluza. Lo vi con gusto, no todo, porque había otros compromisos, pero con júbilo inusitado.

Me alegra muchísimo la vuelta del fútbol a ese país, sobre todo, porque reconfirma la remontada a la época negrísima que les sacudió en las semanas pasadas, convulsionados entre las disputas políticas y los actos heroícos de sus médicos y enfermeras, de todo su personal sanitario.

Más allá de que volveré a disfrutar los partidos del Barça y Messi, celebro la reanudación del asunto más importante entre los menos esenciales.

¡Bienvenidos el fútbol, los goles y la indispensable alegría de cada fin de semana!

Deja tu comentario