Ecos de mis palabras y voz

El 2020 fue un año de mayor intensidad en mis colaboraciones periodísticas para diversos medios. Cada uno, cada semana o cuando corresponde, fueron un desafío para dejar alguna idea o pregunta bullendo en la cabeza de los lectores o escuchas.

Para cada medio y para su personal tengo gratitud doble: porque me reciben y me obligan a tratar de superarme.

En España, desde hace algunos años, encontré un editor estupendo, siempre trabajando al máximo. Pablo Gutiérrez me invitó primero al periódico Escuela y hoy me acoge en las páginas de El Diario de la Educación, con una opinión desde y sobre América Latina. Las colaboraciones que envío cada tres semanas no se publican en México y con ellas espero, pronto, formar un libro recopilatorio de los mejores textos, más otros inéditos allá y acá.

En Colima mi columna semanal, Diario de Educación (guiño al portal español), se publica en Afmedios, gracias a la invitación de un buen amigo y periodista, Essaú López. En El Comentario, mi gratitud al director, Pepe Ferruzca, y a su personal, compañeros en la Universidad de Colima. Gracias también a Luis Fernando Castillo, capitán de El Centinela.

Periódicamente remito colaboraciones al portal de periodismo Educación Futura, a quienes agradezco en la persona de su director, Erick Juárez.

Este año volví también a la radio. Primero, con la invitación que me hizo Luis Fernando Castillo para participar cada quincena en Radio Recuerdo, donde cumplí 18 colaboraciones con las que cerramos por ahora.

Con la llegada a Colima de El Heraldo Radio, Martha de la Torre, su jefa en el estado, me invitó a colaborar semanalmente y hoy sumo 12 cápsulas. Gracias también a la conductora del espacio informativo, Heidi Vizcaíno.

La doctora Arcelia Martínez Bordón, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, de la Universidad Iberoamericana, acogió un artículo mío en su blog, Faro Educativo, mismo espacio donde hoy se están publicando los capítulos de nuestro libro Cuando enseñamos y aprendimos en casa. La pandemia en las escuelas de Colima, por lo que me declaro deudor permanente.

Gracias a cada uno de los medios y personas por abrirme espacios para compartir mis palabras y mi voz.

Un abrazo, los mejores deseos y que nos encontremos de nuevo en 2021 con salud y la misma alegría.

 

 

 

 

Deja tu comentario