Escuelas de tiempo completo

Esta mañana recibí la llamada de un canal de noticias para solicitarme una entrevista sobre las escuelas de tiempo completo. Mi agenda está repleta y la cordura en el límite extremo. Una tarea más y reventaré. Acepté porque el tema me importa y es momento de plantear con claridad las posiciones al respecto. Entre una, otra y otra tarea leí sobre el tema y emborroné ideas para compartir vía telefónica. La entrevista duró unos 15 minutos, hablé y hablé, con apenas tres o cuatro preguntas. No sé si fui suficientemente claro, en cualquier caso, pude afirmar que las escuelas de tiempo completo, con sus imperfecciones, son indispensables, que debemos defenderlas y pronunciarnos. No son perfectas: ¿cuál escuela lo es en México? Tienen defectos: sin duda. Son perfectibles: todas. No cumplen las reglas de operación: que les cumplan, que las evalúen, y si debemos cambiar las reglas de operación, no a contentillo, que se cambien y adapten a la realidad. Lo que necesitamos, son escuela ricas, de tiempo completo y diversas, relevantes en actividades. En materia educativa la austeridad no tiene cabida.

Deja tu comentario