Los otros fantasmas que no se fueron nunca

Mientras la pandemia recobró su potencia y cabalga mortífera, los otros fantasmas, los que estuvieron siempre y no se olvidaron de devastar, operan una pinza terrible contra sociedades y personas.

Esta madrugada desperté súbitamente, como se volvió costumbre con la cuarentena, y perdido el sueño leí noticias. Recién había ocurrido el atentado calificado como terrorista en Niza, Francia. Pocas horas después, el presidente Macron emitió declaraciones y estuvo presente en el lugar. Se anunció la movilización de 7 mil militares para resguardar sitios donde puedan ocurrir otros ataques. Apenas hace días el país galo se había sacudido con la muerte brutal de un profesor por motivos de odio.

En Guanajuato encontraron 59 cadáveres en fosas clandestinas. No sé qué dijo el gobierno federal y a quién culpó, pero esos hallazgos macabros siguen apareciendo por todas partes.

Así, entre pandemia, muertes, intolerancia y violencia se deshojan las páginas de un 2020 que nos deja claro que seguimos en el tobogán entre barbarie y civilización.

Deja tu comentario