LUCES Y SOMBRAS

Tal vez tendría que estar tranquilo. Dentro del pandemónium causado por la COVID-19, en Colima los siete casos confirmados ya se recuperaron, según se lee hoy. Es una noticia estupenda, como la información oficial de que no ha muerto ninguna persona en la entidad, condición exclusiva.

Después de la buena, pienso en alguna declaración del gobernador y se me ensombrece el entusiasmo: a falta de pruebas, palabras más palabras menos, no podemos saber si hay más casos. De él mismo, también supimos que Colima no ha recibido [o no había recibido] un peso del gobierno federal para la contingencia.

¿Entonces? Hay luces, pero no dejo de apreciar sombras.

Ayer escribí en este Diario a propósito de una incursión por Walmart y la aparente naturalidad [¿irresponsabilidad?] con que estamos enfrentando el riesgo en la vida cotidiana. Y muchos comentarios se desgranaron en el mismo sentido, o sea, que lo observado en un ratito es común y extendido.

Además de buena suerte, nos acompaña un poco de irresponsabilidad, y eso es pésima noticia.

¡Ojalá la fortuna nos dure mucho más, como recé ayer!

Deja tu comentario