ME QUEDO CON LAS BUENAS

Entre el papanatismo de los políticos, la incesante batalla campal entre admiradores y críticos del presidente de la República y las muestras cotidianas de irresponsabilidad ciudadana, juntaría material suficiente para la rabia o la frustración, pero me quedo con las infinitas y estimulantes pruebas de generosidad colectiva e individual que a diario presenciamos.

Entre el vaso medio vacío o medio lleno, prefiero contemplar la hoja blanca completa y no solo el puntito negro en el medio.

Ayer, mi dilecto amigo y maestro, Juan Miguel Batalloso, desde Camas, Sevilla, me envió por whatsapp un libro recién publicado (el 23 de abril) con licencia libre: 123 preguntas sobre coronavirus, obra de Marián García, Arantxa Castaño y Mª Dolores Alfaro.

El texto, de 123 páginas, se lee fácil, pues tiene una belleza que lo vuelve agradable. Como el nombre revela, son 123 preguntas que comúnmente escuchamos, otras menos, respondidas por las autoras, de distintas fuentes y a veces con la colaboración de científicos y expertos.

Esos detalles de las autores y de Juan Miguel forman parte de las perlas que recojo para mostrarlas a los lectores de este Diario.Si alguien tiene interés, por cierto, se lo comparto con gusto.

La Carta a las maestras y maestros que publiqué ayer en estas páginas tuvo una resonancia inusitada. A decir verdad, algo esperaba, pero la respuesta me sorprendió. La entrada ya rebasa las 100 veces en que se compartió, inequívoca muestra de las adhesiones al contenido, que no es mi obra, sino el oficio comentado de las autoridades educativas locales.

A los maestros (y maestras) de Colima les tengo otra carta que ya está en la fábrica de escritura. La preparé inicialmente para Radio Universo FM de la Universidad, que luego decidió no difundirla, así que la siguiente semana por aquí lo haré y en la estación de radio donde me pueden escuchar cada quincena.

Deja tu comentario